Adicciones y la codependencia

Dra. Adriana Jaramillo Soto FUNDACIÓN GÉNESIS

La adicción a las drogas hace a la persona dependiente de una sustancia ya sea la marihuana, el alcohol, cocaína etc., con el fin de inhibir su realidad, el codependiente por su parte, depende de la conducta de otra persona para sentir que su vida esta controlada. Esta pieza en la adicción es el codependiente, es decir, la persona que asume la identidad del otro para escapar de su realidad al igual que el adicto a las drogas. Esta persona empieza a ejercer un control sobre el otro de manera que asume todo el sufrimiento de los demás como propio y pretende resolver los problemas de quien lo rodea, se vuelve facilitador y comparte la dependencia del adicto.

La persona adicta por su parte, no necesita la reciprocidad de relaciones humanas como el codependiente, este solo se conforma con su dosis y de esta manera concluye su ansiedad, es decir busca un elemento externo para controlar su vida la cual no puede aceptar.

Al desarrollar la codependencia vivimos de manera parcial, creyendo que nuestra vida transcurre normalmente, cuando en realidad estamos enfermos y no nos vemos, vemos las necesidades y prioridades de los demás y no las nuestras, nos olvidamos que al estar bien consigo mismo es decir, amarnos, conocer quienes somos, que permitimos y que no permitimos en nuestra vida, podremos brindar a los demás lo bueno que tenemos y por lo tanto, ellos estarán bien, por que son al igual que nosotros libres de tomar determinaciones y elecciones de vida. Nos daremos cuenta que no tendremos que estar ahí siempre vigilantes, salvadores para que los demás ejerzan su crecimiento personal.

Cuando una persona es facilitadora, no deja asumir las consecuencias de sus actos a los demás, no lo deja crecer y por lo tanto se genera una inseguridad en el otro porque de una manera inconsciente le esta diciendo “inútil no puedes hacer nada sin mí”, esto va generando una ira mutua, en el codependiente ira por no tener conciencia que nadie puede controlar la vida del otro, cuando pierde el control del otro se desborda no controla sus sentimiento y genera una sentimiento de culpa por las decisiones que toman los demás, en la otra persona se genera ira por que “me están impidiendo ser”, pero no hace nada por remediarlo, se acomoda a la situación. Podríamos decir que entrelazan necesidades esperando mejorar pero lo que se obtiene es un vacío cada vez más grande del cual no saldremos si no hay conciencia de que nuestra vida esta siendo afectada por nuestro propio proceder.
Raíces de la Codependencia

La codependencia nace de una fuerte necesidad de aceptación, esto se debe a un ambiente familiar en el cual nunca hubo aprobación, donde no se genero un vinculo adecuado por parte de las personas más significativas para la persona (Padres), muchas veces estas personas usan al esposo(a) o hijos para resolver relaciones que en el pasado no fueron resueltas, aun si esta persona en el pasado haya muerto.

Cuando se vive una experiencia en la infancia de un padre adicto y una madre codependiente el hijo puede adquirir el mismo patrón de comportamiento aprendido de la madre o de quien ejerza el papel de codependiente.

Al tener una experiencia de amor condicionado desarrollamos mayor dependencia por el deseo de ser aceptados por los demás, comenzamos a complacer y a acostumbrarnos a los demás para sentir que verdaderamente nos aman.




Adriana Jaramillo Soto

Psicóloga de Familia

FUNDACIÓN GENESIS

Acerca del Autor