el colombiano

Alcalde de N.York asegura que el olor a gas en Manhattan no es “dañino”

Nueva York, 8 ene.- El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, afirmó hoy que el extraño olor a gas que se ha sentido durante hora y media en todo Manhattan no es “dañino”, aunque todavía se desconoce su procedencia.

En una comparecencia ante los medios de comunicación, el alcalde explicó que la detección de este intenso olor ha originado el desalojo de algunas instalaciones, así como la suspensión del tren que une bajo el río Hudson la isla de Manhattan con la ciudad de Jersey, donde también se ha percibido el olor.

No obstante, aseguró, los sensores de la ciudad no han detectado ninguna concentración elevada de gas natural, por lo que ha asegurado que la persistencia del olor, pese a ser intenso, no es “dañino” ni “peligroso”.

Según explicó, el gas natural es un elemento inodoro, por lo que se le añade un componente químico, el metil-mercaptano, para que pueda ser detectado en caso de fuga en un domicilio o en una industria.

Con esta explicación, Bloomberg sugirió que la posible fuga ocurrida por la mañana podría haber originado el escape de este componente químico, no necesariamente acompañado de gas natural.

“En general, las concentraciones de gas no son suficientemente fuertes como para ser peligrosas, pero el olor del mercaptano es desagradable. Por ello, sugerimos a la gente que haga lo posible para ventilar sus casas, que abra las ventanas hasta que desaparezca el olor”, dijo.

Tras reafirmar la idoneidad del aire que se respira en Manhattan, el alcalde ha ordenado el realojo de las instalaciones que habían sido evacuadas.

También en el vecino estado de Nueva Jersey, al otro lado del río Hudson, se adoptaron medidas ante el intenso olor, como la suspensión de algunos trenes y el desalojo de instalaciones cercanas al río.

La propia alcaldía de Jersey informó hoy de que se había registrado una fuga en el centro de Manhattan, en las instalaciones ubicadas en la zona conocida como Greenwich.

El alcalde Bloomberg confirmó este extremo, si bien agregó que el escape de estas instalaciones de gas natural había sido mínimo y similar a otros que se producen habitualmente, por lo que no puede haber sido la causa del intenso olor que se percibía en la isla.

La compañía Con-Edison, encargada del suministro de gas natural, informó de que no había notado ninguna bajada de presión en los conductos que distribuyen este producto, lo que parecer ser un indicativo de ausencia de fugas.

La olor comenzó a notarse en torno a las 9 de la mañana (14.00 GMT), pese a que el día amaneció con intensas lluvias, y no desapareció hasta las 10.30 horas (15.30 GMT).

El Centro de Coordinación de Emergencias, la policía y los bomberos recibieron durante este periodo de tiempo cientos de llamadas de ciudadanos alarmados por un posible escape de gas.

El pasado mes de agosto, una fuga de un gas no identificado afectó a algunas zonas de los condados de Queens y Staten Island, en Nueva York, lo que causó la hospitalización de siete personas.

Con anterioridad, en octubre de 2005, un olor dulzón se sintió también en la isla de Manhattan, Broklyn y Staten Island, lo que movilizó a las fuerzas policiales, los bomberos y el Centro de Coordinación de Emergencias, si bien en aquella ocasión tampoco se pudo determinar la procedencia del gas.