Álvaro Uribe, acaba su gira “dando explicaciones” en Brasil

El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, termina este jueves en Brasil una gira por siete países sudamericanos a los que explicó un acuerdo que permitirá a Estados Unidos usar siete bases militares en territorio colombiano, y que ha generado malestar en la región.

Brasil ha sido uno de los países que más abiertamente ha objetado el acuerdo que busca, según los países firmantes, facilitar acciones contra terrorismo y narcotráfico.

"A mí no me agrada una base estadounidense más en Colombia", afirmó abiertamente el presidente Luiz Inacio Lula da Silva, que este jueves recibirá a Uribe en Brasilia. Con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, el brasileño ha pedido que se convoque el Consejo de Defensa Sudamericano para abordar el tema la semana próxima en Quito durante una reunión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Antes de Uribe, el consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jim Jones, ofreció explicaciones sobre las bases a las autoridades brasileñas, en una visita de dos días a Brasilia.

Jones defendió el acuerdo con Colombia que asegura forma parte de la cooperación que ambos países mantienen desde hace años, afirmó que la nueva administración estadounidense no esconde con este acuerdo "nada secreto bajo la mesa" y que, al contrario, pretende una relación abierta y transparente con la región.

Y Brasilia, que afirma estar preocupada por la cercanía de esas bases a su vasto territorio amazónico, mantuvo su posición: "Bases extranjeras en la región aparecen como un resquicio de la Guerra Fría" y no ayudan a la distensión con Sudamérica, en palabras del principal asesor internacional de Lula, Marco Aurelio Garcia.

Al margen del tema de las bases, Brasil intenta acercar a Colombia y Venezuela, inmersos en una crisis diplomática. Con ello, Lula intentará convencer a Uribe de que asista a la cumbre de la Unasur en Quito, informó Garcia.

Prácticamente sin hacer declaraciones públicas, Uribe visitó esta semana Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay, además de Brasil, donde se reunió con los respectivos mandatarios.

La gira del mandatario colombiano tiene el objetivo de "abordar los temas del terrorismo en Colombia, sus riesgos y los asuntos relativos a Unasur", según versión oficial de Bogotá, aunque el trasfondo es aclarar el acuerdo con Washington.

El mandatario peruano, Alan García, le dio el martes al inicio de la gira una forma de respaldo, al definir a Uribe como "gran amigo".

En Bolivia, el presidente Evo Morales le expresó el rechazo de su gobierno al acuerdo para el uso de las bases en Colombia. "No aceptamos militares norteamericanos en Bolivia y nuestro pedido es que también (el rechazo) sea en Latinoamérica", dijo el izquierdista Morales.

La visita de Uribe a Santiago generó una movilización de protesta de unos 50 activistas, bajo el lema de 'Fuera Yanquis', que dejó al menos 14 detenidos, aunque las autoridades insistieron en el respeto a las decisiones soberanas de Colombia, como también lo hizo el presidente de Paraguay, Fernando Lugo.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha instado a su homólogo estadounidense Barack Obama a que retire las tropas en Colombia e impulse una "misión de paz" que busque el cese de las operaciones de la guerrilla de las FARC a través de una "solución política".

Chávez anunció días atrás que "congelaba" las relaciones entre su país y Colombia, a raíz de la denuncia del decomiso a la guerrilla de las FARC de armas venezolanas, y debido al posible acuerdo militar con Estados Unidos, que Venezuela considera una "agresión".

El ministro de Seguridad de Ecuador, Miguel Carvajal, opinó en tanto que la estabilidad en la región estará en juego con la instalación de bases. Ecuador y Colombia no tienen relaciones diplomáticas desde el año pasado.

Acerca del Autor