Aspirina en damas: para algo más que un dolor de cabeza

Las mujeres que tomaban dosis diarias de aspirina entre baja y moderada mostraron una menor tasa de mortalidad, sobre todo por enfermedades cardiacas, de acuerdo con una investigación que duró décadas.


La investigación, que se basa en datos de un macro ensayo que hizo seguimiento a casi 80,000 mujeres desde 1976, halló que las mujeres que reportaban consumir aspirina regularmente tenían un riesgo 25 por ciento menor de morir por cualquier causa que las mujeres que no lo hacían.


El riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular era 38 por ciento inferior para las usuarias de aspirina, y además hubo una reducción de 12 por ciento en las muertes por cáncer como resultado de consumir aspirina después de una década, hallaron los investigadores en su informe basado en el Nurses' Health Study.


Los resultados aparecen en la edición del 26 de marzo de Archives of Internal Medicine.

Sin embargo, un editorial acompañante en la publicación advirtió que los resultados eran sujeto de debate y que no eran de ningún modo definitivos.


El editorial discrepante, escrito por el Dr. John A. Barón de la Facultad de Medicina de la Dartmouth, se basó en gran parte en los resultados de un ensayo diferente, el Women's Health Study, que hizo seguimiento a casi 40,000 mujeres durante 11 años y que no encontró ninguna reducción asociada con la terapia de aspirina en los índices de mortalidad general o cardiovascular.


Por tanto, apuntó Barón, los nuevos hallazgos “no superan la evidencia acumulada de que la aspirina no es particularmente efectiva en la prevención primaria de la muerte por enfermedad cardiovascular en la mujer”.


“Ésta es una cuestión complicada”, señaló el Dr. Andrew T. Chan, profesor asistente de medicina en la Facultad de medicina de Harvard y autor principal del nuevo informe. “Entendemos que la aspirina tiene beneficios potenciales para la salud, pero, ¿para quién sería apropiada la terapia de la aspirina?”.


Existen “áreas de desacuerdo que requieren más estudios” antes de que se pueda responder a esa pregunta, destacó Chan. Pero hay información de los dos macroestudios y otros ensayos que pueden ayudar a guiar a las mujeres y a sus médicos, destacó.


Por un lado, algunos estudios sugieren que la aspirina ofrece beneficios para las mujeres mayores y las que tienen factores de riesgo tales como hipertensión, diabetes, colesterol alto y obesidad, señaló Chan. “Nuestro estudio y el Women's Health Study sugieren que la aspirina tiene un papel potencial en las mujeres con enfermedad cardiovascular subclínica”, agregó.


Esa declaración encaja con las directrices de prevención emitidas en 2004 por la American Heart Association, que aconsejaban el uso de la aspirina para las mujeres en alto de riesgo de enfermedad cardiaca o que ya tienen enfermedad cardiovascular.

Acerca del Autor