Barcelona resistió al asalto del nuevo proyecto de Florentino Pérez

El Barcelona de Pep Guardiola, y con la confirmación del argentino Leo Messi como mejor futbolista mundial, renovó al son de récords su título liguero español, resistiendo el asalto del multimillonario nuevo proyecto de Florentino Pérez al frente del Real Madrid.

La Liga 2009-10, además, ha lanzado al estrellato a nombres nuevos del fútbol español: Pedro Rodríguez (Barcelona), David de Gea (Atlético de Madrid), Javi Martínez (Athletic Club Bilbao) y Sergio Canales (Racing Santander), especialmente.

Treinta y un triunfos (plusmarca compartida con el Real Madrid), seis empates y una sola derrota (ante el Atlético de Madrid), lo que le ha permitido sumar 99 puntos, el récord en la historia del campeonato español, son datos bien elocuentes que confirman las bondades del equipo entrenado por Pep Guardiola.

Eso sí, el "gran Barcelona", que siguió mostrando un elevado nivel de juego, no pudo repetir el pleno de títulos de la campaña 2008-09 al caer en la Copa del Rey, ante el Sevilla, y en las semifinales de la Liga de Campeones de Europa, con el Inter de Milán.

El vigésimo título liguero "blaugrana" evidenció que, al margen de las grandes individualidades como Víctor Valdés -confirmado como uno de los grandes porteros de la actualidad-, Carles Puyol, Piqué, Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Leo Messi, triunfó el colectivo.

Sobre todo, ratificó que el talonario (Pérez invirtió 250 millones de euros, más de 300 millones de dólares) no puede con un proyecto serio e iniciado desde la base; al menos de momento.

Eso sí, el multimillonario proyecto de Pérez, en su segunda etapa en la presidencia del Real Madrid, iniciada bajo el lema de "la ilusión" y de "hacer en un año lo que se debía hacer en tres", al menos sirvió para apretar al Barcelona hasta la última jornada liguera aunque al final la diferencia entre ambos fue de tres puntos.

El Real Madrid vivió más de los impulsos de sus individualidades que de su labor de bloque, aunque se puede afirmar que el duelo se decantó a favor del Barcelona cuando se impuso en los dos enfrentamientos directos.

Los goles del argentino Gonzalo Higuaín (27) y del portugués Cristiano Ronaldo (26), el traspaso más caro del mundo, mantuvieron al Madrid en la lucha final, siempre en pugna con la capacidad anotadora de Messi, máximo artillero con 34 dianas.

No funcionaron, en cambio, los otros dos "grandes fichajes" foráneos: el brasileño Kaká y el francés Karim Benzema; ambos han pasado con más pena que gloria.

El técnico chileno Manuel Pellegrini fracasó demasiado pronto en los objetivos de la Copa del Rey (cayó en dieciseisavos ante un equipo de Segunda B, el Alcorcón) y, especialmente, en la Liga de Campeones, donde no superóo nuevamente los octavos de final ante el Olympique de Lyon.

Desde la eliminación ante el Olympique, el futuro de Pellegrini pareció marcado y pendiente del triunfo en la Liga española. Incumplida también esta meta, el técnico chileno se aferre a que le resta una campaña más de contrato, pero ya el director deportivo, Jorge Valdano, dijo el domingo que se abre el debate sobre su futuro.

Una de las cosas que también ha mostrado esta campaña es la excesiva diferencia entre los dos "grandes" y el resto.

Los 28 puntos sacados por el Barcelona al Valencia (tercero), pero sobre todo ver que a falta de ocho jornadas no podía haber matemáticamente más campeón que Barcelona o Real Madrid, reflejan que en España hay, al menos, tres ligas: dos que luchan por el título, siete u ocho por las otras plazas continentales, y el resto por la permanencia.

A Liga de Campeones también van el Valencia y el Sevilla, este último previo paso por la eliminatoria de acceso a la fase de grupos; Real Mallorca y Getafe, a la Liga Europa (ex Copa UEFA), donde también estará el Atlético de Madrid como campeón en la campaña 2009-10.

El Atlético de Madrid, único club español en conquistar este año un título continental y que puede ser también el único en hacer "doblete" de ganar este miércoles al Sevilla la final de la Copa del Rey, salvó con brillo una temporada iniciada muy negativamente.

Tanto que tuvo que sustituir en el banquillo a Abel Resino por Quique Sanchez Flores, quien tras poner al equipo en "zona templada" liguera lo centró en la conquista de las Copas. Y acertó.

Fue un cambio de entrenador apropiado como lo fue el del Almería, con la llegada de Juan Manuel Lillo, que salvó al equipo del descenso, en lugar de Hugo Sánchez; o el del Xerez, donde el argentino Néstor Gorosito mejoró la situación pero nunca pudo sacarlo del puesto de colista.

La buena mano de Gorosito con el Xerez se constata viendo que si no se contaran los puntos de la primera vuelta, el equipo habría acabado en la novena posición.

Al Xerez le han acompañado en el descenso el Tenerife y el Real Valladolid. Una decisión que también tuvo que esperar a la última jornada liguera, lo que también dio vida a la "otra liga".

Acerca del Autor