Bienvenida sangrienta de las Farc al segundo mandato de Uribe

Carro bomba en Bogotá, emboscada con explosivos entre Pasto y Tumaco y campo minado en la frontera con Venezuela siembran el caos y dejan reguero de muertos

Bogotá.- El vicepresidente colombiano, Francisco Santos, no descartó hoy que el atentado con un coche-bomba que causó un muerto y 21 heridos en Bogotá haya sido obra de las FARC, pero pidió "ser muy prudentes".




No se descarta, dijo Santos a los periodistas, al ser interrogado por la presunta autoría de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).




"Tenemos que ser muy prudentes los medios, los funcionarios públicos, en cuanto a las declaraciones", subrayó.




El coche-bomba, un Mazda-626, fue activado a control remoto, al parecer por medio de un teléfono celular, cuando circulaban dos camiones con más de 40 soldados en una calle entre los barrios Gaitán y 12 de Octubre, del sector noroeste de Bogotá.




"Este es un incidente lamentable, triste y condenable, pero lo que tenemos que hacer es seguir trabajando, seguir reafirmando nuestra voluntad absoluta de acabar con el terrorismo y de fortalecer los mecanismos de inteligencia y de control para que hechos como éste no sucedan", subrayó Santos.




Reveló que "hay investigaciones andando (...) y van por buen camino", y la fuerza pública trabaja para evitar acciones terroristas.




El comandante de la XIII Brigada del Ejército, general Gustavo Matamoros, por su parte, explicó que el coche-bomba contenía entre 15 y 20 kilos de explosivos.




Las autoridades anunciaron una recompensa equivalente a 412.000 dólares a quien brinde información que conduzca a la detención de los responsables.




La víctima mortal, según las autoridades, era una persona dedicada a la recolección de papel y cartón para reciclar.




Altos mandos militares y policiales así como el alcalde mayor de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, y otras autoridades, convocaron a un consejo extraordinario de seguridad, cuando falta una semana para la toma de posesión del presidente Alvaro Uribe, quien emprenderá su segundo gobierno el 7 de agosto.



Dos soldados muertos



Dos soldados colombianos murieron y seis más resultaron heridos por la explosión de un artefacto cuando perseguían a rebeldes de las Farc que habían incinerado seis vehículos en un retén en el suroeste del país, informaron hoy fuentes oficiales.



La carga explosiva fue activada al paso de la patrulla de la llamada Fuerza de Tarea Palmares, enviada a un punto de la carretera entre Pasto y el puerto de Tumaco, sobre el océano Pacífico, en el departamento de Nariño a unos 700 kilómetros de Bogotá.



Los uniformados perseguían a los rebeldes del frente "Daniel Aldana" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), que entre el sábado por la noche y la madrugada del domingo quemaron cinco autobuses y un pequeño camión, tras haber hecho bajar a sus ocupantes.



Algunas autoridades militares aseguran que la quema de vehículos obedecen a venganzas de los rebeldes por la muerte de 20 guerrilleros durante una ofensiva militar en esa zona en los últimos días.



15 soldados caen por minas



Quince militares colombianos murieron hoy al introducirse en un campo minado instalado por presuntos guerrilleros de las FARC en la localidad de Tibú (frontera nordeste con Venezuela), dijeron en Bogotá las autoridades castrenses.




El comandante de las Fuerzas Militares, el general Carlos Alberto Ospina, precisó a la prensa que en la celada perdieron la vida un oficial, un suboficial y trece soldados.




Los efectivos fueron sorprendidos por las minas cuando se trasladaban entre Tibú y la población vecina de La Gabarra, ambas en el departamento Norte de Santander, limítrofe con Venezuela.

Acerca del Autor