BMW 528i: Diferentes maneras de referirse a un auto excepcional

Llámenle como le quieran llamar, un factor que cambia de acuerdo a la latitud, al país o a la región, con identificaciones que van desde el más común para nosotros los colombianos: be-eme-dobleu, pasando por be-eme-dobleve, be-eme-dobleuve, be-eme-uvedoble, o uno que escuché recientemente: be-eme-vedoble, el mundo reconoce a los autos de la automotriz alemana como de los mejores del mundo y siempre es un gusto disfrutar de uno de ellos, donde el lujo y el confort se dan la mano con la eficiencia y el poder, para convertir la conducción en un verdadero placer.

En esta oportunidad estuve probando el BMW 528i sedán de 2011, un ejemplar cinco plazas de amplias dimensiones que en este modelo mejoró en espacio para las piernas, comparándolo con su antecesor y, además, es más bajo que el anterior en cuanto a distancia al suelo del chasis, con su distinguido aspecto de automóvil deportivo y ejecutivo, la dinámica de conducción típica de la marca y la comodidad innovadora con amplio énfasis en el aspecto de seguridad. Esta sexta generación de la serie 5 de BMW es fiel reflejo de la filosofía de uno de los fabricantes más exitosos del mundo en lo que tiene que ver con autos de gama alta.

El 528i de este año viene con un motor de 3.0 litros, 6 cilindros, transmisión automática de 8 velocidades (también hay versión manual) y capaz de desarrollar 258 caballos de fuerza, para ponerse de 0-60 millas en 6.6 segundos. La característica del diseño emblemático de BMW se puede observar en el frente con su parrilla ovoide ligeramente inclinada hacia adelante, su vista lateral con estilo y elegancia innata y la parte trasera muscular.

En materia de seguridad todos los BMW cuentan con la misma dotación de serie. Esta incluye airbags delanteros, laterales delanteros y de cabeza en ambas filas, reposacabezas activos en la fila delantera, control dinámico de estabilidad DSC con asistente de arranque en pendiente, indicador de presión de neumáticos, faros antiniebla, etc. Igualmente todos comparten un exterior definido por paragolpes y retrovisores en el color de la carrocería y llantas de aleación de 17” con radios en V (salvo el 550i, que las lleva de 18”).

Los sistemas de asistencia al conductor ofrecidos con este BMW 528i que estuve disfrutando incluyen además varias opciones interesantes como el nuevo asistente de aparcamiento, la cámara trasera, los sensores para advertir de obstáculos en la parte delantera y laterales, la señal de advertencia de autos en los puntos muertos, otra llamada Lane Departure Warning, que hace vibrar el volante cuando el auto está saliendo del carril, las luces bixenón autoadaptables y quizá por allí se me escapa alguna más. Con este ejemplar no sería nada raro.

Con tapicería de cuero, detalles en madera y materiales de la mejor calidad, ingresar sin necesidad de usar llave en el interior de este vehículo ‘de película’ es encontrarse con un ambiente acogedor y dotado de mimos y tecnología. Dispone de un volante multifunción de cuero, arranque con sólo accionar un botón, ajuste eléctrico con diez posiciones para los asientos delanteros que pueden calentarse, además de cuatro posiciones lumbares eléctricas, extensor de los asientos, sistema de aire totalmente independiente para conductor y copiloto, sensor de lluvia y de encendido automático de luces de cruce, radio BMW Proffesional (CD, MP3, Aux-In, conector para iPod y USB, 6 altavoces), sistema de navegación, iDrive, tecnología Bluetooth, techo corredizo eléctrico acristalado, etc.

En materia de rendimiento sus números superan a los de muchos de los autos que compiten en su segmento, al llegar a un promedio de 27 millas por galón. El precio de esta bellezura comienza en un básico de 45 mil dólares, para llegar a $61,500 con todas las opciones y ya en sus manos, listo para salir a levantar envidias por esas calles.

Acerca del Autor