Buscar una salida

Los ritos de iniciación y de pertenencia se asemejan mucho a los ritos del bautismo en los cuarteles militares o en los hogares de tránsito o prisiones a las que van los pandilleros

Existen unos elementos en los que apoyarse para una acción desde lo cultural con el objetivo de desescalar los conflictos generados por las pandillas. Sacarlos de la clandestinidad e integrarlos a la sociedad y permitir que aporten desde sus valores y símbolos.



Apoyarse en los liderazgos existentes. Y en la capacidad de convocatoria que los grupos tienen. Su organización en red instrumento formidable.



Aprovechar el respeto a la autoridad y al orden jerárquico que los jóvenes viven en sus organizaciones puede derivar en liderazgos grupales si se realiza un trabajo adecuado.



La creatividad demostrada en sus vestidos, bailes y pinturas puede proporcionar los elementos para generar propuestas creativas en cerámicas, decoraciones, electrodomésticos, zapatos, bisutería.



La generación de espacios propios donde puedan demostrar sus habilidades les daría la posibilidad de salir de la clandestinidad y hacerse visibles desde la propuesta y no desde la confrontación.



La capacidad de adaptación, de asumir los riesgos, puede llevar a actividades lúdicas técnicas ligadas al diseño y al marketing.



El sentido de lo erótico, del valor y la expresividad del cuerpo puede llevar a nuevas formas de relación en un mundo competitivo del que la caricia está ausente y la ternura desterrada.



Hay que rescatar el aspecto y valor de los afectos que la pandilla tiene con sus miembros. Uno de los aspectos de la mística de la masculinidad es haber confinado los sentimientos y las expresiones de la ternura al ámbito femenino reduciéndolo en al inconsciente colectivo a "cosas de mujeres". Amar dificulta la conquista, no hay que hacer amigos. Hay que enfrentarse. La sensibilidad ha sido prácticamente desterrada de la vida en sociedad. Nada se teme tanto como la expresión afectiva frente a la cual nos sentimos indefensos. Los pandilleros la expresan fácilmente cuando están solos en los bailes de sus bares. Hay que encontrar el valor político de la ternura la democracia es el ejercicio de la caricia social.



Pese a la gravedad de los acontecimientos, es preciso articular consensos mínimos, representativos de diferentes sectores, incluyendo las propias pandillas u organizaciones de juventud, que puedan crear instancias de mediación y reconciliación que promuevan la reconstrucción de las comunidades en conflicto. Para lograrlo, se precisa alcanzar al menos dos objetivos básicos:



Definir un programa nacional, con los recursos necesarios, de reconstrucción comunitaria (barrial) y reinserción de los pandilleros en actividades productivas, educativas y sociales que rompan su lógica actual de aislamiento o marginación.



Se trata de construir una cultura de paz, nuevas alianzas o redes cívicas, imaginativas y solidarias, a las que deben contribuir las comunidades, escuelas, iglesias, medios de comunicación y los propios jóvenes.



Por desgracia, los periódicos, emisoras de radio y televisión, así como otros medios de comunicación de mucha difusión, son las primeras vitrinas de socialización de la violencia a la que se asoma la niñez. A través de los medios, se constata que la sociedad que rodea a los pandilleros se maneja bajo un modelo que propicia una mayor exclusión social y una inversión de valores negativa. .



De ahí que debamos abordar algunas pistas que nos ayuden a interpretar los hechos. La reacción juvenil, sus organizaciones, sus excesos, y sus carencias desbordan la interpretación que básicamente culpabiliza a la familia y a la escuela en su rol fracasado de educadores.



Los ritos de iniciación y de pertenencia se asemejan mucho a los ritos del bautismo en los cuarteles militares o en los hogares de tránsito o prisiones a las que van. Retoman esas formas de castigo, las exageran y las hacen parte de sus códigos. Hay que resistir, saber sufrir sin quejarse, ser duro.



Esos ritos tiene que ver con una marcada concepción del valor, del macho, del autoritarismo. Quien no los supera no es digno de ser parte de la pandilla, nación o grupo.



Las mujeres adoptan en esos grupos un comportamiento marcado por lo masculino, menos en la forma de vestirse, que muchas veces es ceñida al cuerpo y provocadora y provocativa.



El territorio que cada grupo marca como suyo excluye a las bandas rivales, quienes entran en ese territorio pueden provocar enfrentamientos graves.



El líder es aquel que ha demostrado mayor agresividad y aguante, puede ser que haya estado varias veces preso, eso agrega méritos a su capacidad de resistencia y lo hace un conocedor de la vida. Hay un solo líder por grupo, los demás son subalternos.



Los integrantes de los grupos están armados, aunque no todos. Conocen la manera de conseguir las armas que muchas veces provienen de las instituciones encargadas de usarlas para cuidar el orden. Y ellos lo saben, de ahí su menosprecio a los cuerpos de seguridad públicos.



Las bandas son comunidades emocionales, especialmente para los varones, escudados como están en la imagen del macho fuerte y agresivo.



El consumo de droga es alto, bajo este concepto entra el alcohol del que son expertos consumidores en su mayoría, tanto varones como mujeres.



Nelsa Curbelo
ccs@solidarios.org.es
Directora de SER-PAZ

Acerca del Autor