Cae embajador en Perú por nexos ‘paracos’


Las fiscalías delegadas ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenaron detener e internar en prisión preventiva al embajador de Colombia en Perú, Jorge Aníbal Visbal, por sus supuestas relaciones con paramilitares.

La Fiscalía General informó a través de un comunicado de esta “medida de aseguramiento consistente en detención preventiva intramural (detención preventiva sin beneficio de excarcelación)” para Visbal.

Fuentes de la Cancillería colombiana informaron que Visbal “ya renunció”, por lo que el procedimiento que se debe seguir a continuación en relación con la captura y trámites de regreso a Colombia depende de “las instancias judiciales”.

Según el ente acusador, el diplomático colombiano es “presunto responsable de la conducta punible de concierto para delinquir agravado”, por hechos ocurridos entre 1998 y 2004 cuando presidía la Federación Nacional de Ganaderos (Fedegan).

Varios testimonios de paramilitares que se entregaron a la Justicia durante el proceso de desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) entre 2003 y 2006 apuntaron a supuestas relaciones entre Visbal y los jefes del Bloque Norte de esa organización ultraderechista.

Según estas informaciones, Visbal buscó el apoyo paramilitar de cara a la reelección de 2006 del hoy expresidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010), a raíz de una reunión en 2004 con el excomandante del Bloque Norte, Rodrigo Tovar Pupo, alias “Jorge 40”.

Visbal fue presidente de Fedegan de 1991 a 2004, y en 2007 entró a formar parte del Congreso de Colombia como sustituto de un senador que había fallecido, cargo al que renunció en 2009, cuando el Supremo colombiano comenzó la investigación por “parapolítica” en su contra.

Aunque tradicionalmente ha formado parte de las filas conservadoras, Visbal destacó más tarde por su afinidad con Uribe hasta integrar la formación política que fue creada a su medida, el Partido Social de Unidad Nacional (Partido de la U).

Como consecuencia de su dimisión como congresista, el caso quedó en manos de la Fiscalía General de la Nación.

Más tarde, en enero de 2011 y ya durante el Gobierno de Juan Manuel Santos, fue nombrado embajador colombiano en Perú con el objetivo de “abrir las puertas a sus compatriotas” colombianos, que suman un total de 14.000 en el país vecino.

El representante izquierdista a la Cámara Iván Cepeda celebró a través de un comunicado la decisión judicial y recordó que Visbal hacía parte del grupo de diplomáticos que debían ser separados de sus cargos, como se lo hizo saber a la Cancillería a través de dos derechos de petición en mayo y julio de 2011.

Cepeda espera que Visbal “venga a Colombia a responder por los cargos que le imputan, y no entre a engrosar la lista de exfuncionarios del Gobierno Uribe que hoy son prófugos de la justicia en el exterior”.

Acerca del Autor