Caja de tesoro submarino hallado frente a Cayo Hueso contiene miles de perlas

El pequeño cofre de plomo extraído en Cayo Hueso, en el extremo sur de Florida, entre los restos de una goleta española del siglo XVII, contiene miles de perlas, informó hoy el diario The Miami Herald.


Se trata de una "asombrosa colección de perlas marinas probablemente originales de una zona cercana a la isla Margarita de Venezuela" y que "podría valer cientos de miles de dólares", señaló James Sinclair, arqueólogo de la fundación Tesoros de Mel Fisher, en Cayo Hueso.


La caja forma parte del tesoro de la goleta "Santa Margarita", que se compone de unos mil artefactos, entre cadenas, barras y sortijas de oro, valoradas en un millón de dólares, que fueron extraídos por buceadores "cazatesoros" de la firma Blue Waters Venture, asociada a la fundación Mel Fisher.


La nave española se hundió a causa de un huracán en septiembre de 1622 cuando intentaba regresar a España.


La goleta española pertenecía a la flotilla del buque Nuestra Señora de Atocha, que también naufragó en las costas de Florida con un tesoro de 400 millones de dólares (298 millones de euros), que fue descubierto en 1985 por Mel Fisher.


"Es muy raro, porque las perlas normalmente no resisten muy bien el efecto del mar", indicó Sinclair, quien explicó que una vez que éstas pierden la protección de la concha que las protege, "tienden a deteriorarse muy rápidamente".


Al parecer el revestimiento de la caja y el cieno depositado en el interior de esta han preservado a las perlas, que se encuentran en un "estado perfecto" y mantienen todavía su aspecto nacarado y brillo.


Buceadores "cazatesoros" del equipo de rescate del "Blue Water Ventures" descubrieron la caja el domingo pasado en la misma zona donde encontraron el resto del fabuloso tesoro.


El pecio, descubierto a unos seis metros bajo el agua y 64 kilómetros al oeste de Cayo Hueso, es el descubrimiento más valioso del Santa Margarita en 27 años, apuntó Sean Fisher, nieto del desaparecido Mel Fisher.


Entre las piezas extraídas figuran ocho cadenas de oro, once objetos ornamentados, siete sortijas y una barra de oro, así como monedas de plata.


La misteriosa caja, que fue conservada en agua marina hasta que los arqueólogos pudiese trabajar en ella, fue abierta hoy con utensilios de madera para no dañar su exterior.


El capitán del equipo de rescate, Greg Bounds, señaló que en los próximos días regresaría al lugar donde se encuentra situado el yacimiento submarino para continuar la búsqueda de otros tesoros.


"Esto nos ha entusiasmado de verdad" y sabemos que hay "mucho más que encontrar", aseveró Bound.


Este último hallazgo sucede en medio de un proyecto conjunto de cinco años desarrollado por Tesoros de Mel Fisher, que posee los derechos del barco naufragado, y el subcontratista Blue Water Ventures de Cayo Hueso.


Excepto una de las cadenas de oro, la práctica totalidad del tesoro fue descubierto en un área de unos 12 metros de diámetro y a 1,5 kilómetros del lugar donde Mel Fisher encontró por primera vez los restos de la goleta Santa Margarita.

Acerca del Autor