Cámara aprueba proyecto de ley que limita hasta julio los fondos para la guerra en Irak

La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó hoy, por 221 votos a favor frente a 205, un proyecto de ley que asigna fondos para la guerra en Irak pero sólo hasta julio.


El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha prometido vetar ese proyecto porque sólo proporciona fondos para los próximos dos o tres meses sin garantía de que habrá más financiación para el conflicto.


Bush ha señalado que desea que el Congreso apruebe casi 100.000 millones de dólares para las operaciones militares en Irak y Afganistán, sin ningún tipo de condición.


Según el texto aprobado hoy, en julio el Congreso deberá evaluar los progresos logrados en el país árabe y determinará si seguir o no la financiación de la guerra.


De ser promulgado, el proyecto daría a Bush 42.800 millones de dólares en fondos de emergencia para financiar las operaciones militares en ambos países.


El Congreso tendría que aprobar otros 52.800 millones a fines de julio después de que Bush presente a los legisladores informes sobre los avances logrados hasta ese momento para la pacificación de Irak.


Sólo entonces los legisladores decidirían si aprueban la segunda partida o insisten en la retirada de las tropas estadounidenses de Irak.


La votación se llevó a cabo después de un enconado debate en el que los legisladores republicanos indicaron que el Congreso debe mantener sin cambios la financiación de la guerra.


Sin embargo, los demócratas han dicho que después de cuatro años de conflicto, la intervención militar ha sido "un fracaso", según la calificó John Murtha, uno de los más ácidos detractores de la guerra.


Según el demócrata David Obey, presidente del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, el proyecto incluyó una serie de concesiones, entre ellas la eliminación de disposiciones que establecían plazos para la retirada militar.


Sin embargo, Jerry Lewis, el republicano de más alto rango en ese comité, afirmó que durante las negociaciones los demócratas se habían mostrado renuentes a aprobar los fondos, "lo que claramente pone en duda su compromiso con los hombres y mujeres que llevan uniforme".


Poco antes, la Cámara de Representantes había rechazado otro proyecto que preveía la retirada de las tropas estadounidenses de Irak en un plazo de nueve meses.


Como se esperaba, la cámara baja rechazó la medida, propuesta por los representantes demócratas más favorables a una retirada inmediata, por una cómoda mayoría de 255 votos contra 171.


La aprobación del proyecto sobre los fondos para la guerra es el segundo intento de la oposición demócrata de supeditar la financiación de la campaña bélica en Irak a un mayor progreso en ese país.


El pasado 1 de mayo Bush vetó un proyecto aprobado por la mayoría demócrata del Congreso que establecía plazos para la retirada militar de Irak.


En su ofensiva contra la guerra, los demócratas han insistido en que el Congreso no dará a Bush un "cheque en blanco" y que el gobierno iraquí debe mostrar mejores resultados sobre el terreno.


La frustración con la guerra afecta incluso a los republicanos, once de los cuales se reunieron el miércoles con Bush para advertirle de que el conflicto pone en peligro la supervivencia del partido en las presidenciales de 2008.


Durante la reunión de casi hora y media, los once dejaron claro que la guerra está causando un desgaste dentro del partido y que, si no hay un progreso sustancial para septiembre próximo, muchos podrían romper filas con Bush.


La medida pasa ahora al Senado, donde tiene incluso menos probabilidades de ser aprobada debido a la exigua mayoría que tienen los demócratas en esa Cámara.


Pero en el caso de que el Senado apruebe este nueva propuesta demócrata, ambas cámaras del Congreso necesitarían el apoyo de dos terceras partes para superar el probable veto presidencial.

Acerca del Autor