Chávez describió a Uribe como un cínico

Afirmó hoy que "es imposible" recomponer las relaciones políticas con Colombia



El presidente venezolano, Hugo Chávez, afirmó hoy que "es imposible" recomponer las relaciones políticas con Colombia y consideró como una expresión de "cinismo sin límites" el que su colega colombiano, Álvaro Uribe, haya hablado de esa posibilidad.


Chávez insistió en que el Gobierno de Uribe ha servido a la supuesta "política imperial de dividir y alejar" a los países latinoamericanos y que "en el caso de Colombia y Venezuela, lamentablemente lo lograron".


"¿Cómo yo voy a confiar más nunca en el presidente de Colombia? ¿Cómo, si utilizan la mentira para tratar de descalificarnos? ¡No puedo!", declaró en su programa de radio y televisión dominical "Aló Presidente".


Incluso señaló que en la misma situación estaría su colega de Ecuador, Rafael Correa, cuyo Gobierno rompió en marzo de 2008 relaciones con Bogotá por el ataque de Colombia a un campamento de las FARC instalado en territorio ecuatoriano.


Aunque Correa se dijo ayer dispuesto a "estrechar la mano" de Uribe, a juicio de Chávez, la propuesta de intentar recomponer las relaciones políticas con Ecuador y Venezuela presentada este viernes por Uribe es una demostración de "un cinismo sin límites" de su colega colombiano.


"Nos están agrediendo, nos están difamando, y entonces dice que él quiere arreglar las relaciones con Venezuela y con Ecuador, ¿pero cómo? Él no puede ya, es imposible, no hay forma de arreglar esto, cuando se apuñala la buena fe de los vecinos", sostuvo.


"No, ya es imposible. ¿Y producto de qué? De la política imperial para dividirnos, para alejarnos. En el caso de Colombia y Venezuela, lamentablemente lo lograron", añadió.


Chávez metió en el congelador el pasado 28 de julio las relaciones diplomáticas y comerciales con Bogotá, a raíz de unas acusaciones colombianas de un presunto desvío de armas venezolanas a la guerrilla.


El gobernante consideró dichas denuncias como una maniobra para evitar que se revelara públicamente contra los nuevos acuerdos militares entre Colombia y Estados Unidos, que considera una "amenaza" a su "revolución" bolivariana.


Chávez sostuvo que sustituirá las importaciones colombianas por otras de "Brasil, Argentina, Ecuador y Centroamérica", como parte de la congelación de las relaciones bilaterales.


Esa sustitución ya comenzó con la firma el martes de un acuerdo con Argentina para comprarle los 10.000 autos que estaba previsto importar de Colombia este año.


Venezuela y Colombia registraron un intercambio comercial de 7.700 millones de dólares en 2008, cuando las importaciones de productos colombianos representaron el 15 por ciento del total de las compras venezolanas al exterior.


Chávez reiteró que el nuevo pacto castrense que han acordado Bogotá y Washington, y que incluye el uso por parte de militares estadounidenses de siete bases en Colombia, forma parte de la "estrategia imperial" para "recomponer sus fuerzas y garantizar su dominio" de la región.


Insistió en revelar el contenido de un supuesto documento militar estadounidense, que le facilitó el líder cubano, Fidel Castro, y que daría cuenta de que el propósito de "instalar bases militares yanquis" en Colombia tiene como "primer objetivo Venezuela".


Como ya había dicho anoche en un acto oficial, ese documento fue elaborado por el Comando Sur, y explica el interés estadounidense "de establecer un punto para ejecutar operaciones de movilidad" en la base colombiana de Palanquero, "como localidad de cooperación de seguridad".


Repitió que presentará ese documento en la próxima reunión extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), para "desenmascarar la maniobra" que adelanta "el imperio" con el "lamentable" apoyo de Colombia.


El primer objetivo de esa maniobra, dijo, es Venezuela, porque EE.UU. quiere recuperar el control de su riqueza petrolera, la mayor del mundo, con 314.000 millones de barriles de crudo, el cual habría perdido con la llegada de la "revolución" bolivariana.


Venezuela, el quinto exportador mundial de crudo y el cuarto abastecedor más importante de Estados Unido, al que vende entre 1,2 y 1,5 millones de barriles diarios, según datos oficiales.

Acerca del Autor