Científico colombiano coordina estudio sobre malaria causada por ‘Plasmodium vivax’

El científico colombiano Hernando del Portillo, investigador de la Universidad de Sao Paulo, inició en España la coordinación de un trabajo sobre la malaria por Plasmodium vivax, en el Centro de Investigación en Salud Internacional de Barcelona (CRESIB).


El investigador del CRESIB Pedro Alonso explicó hoy que la malaria es una infección que puede ser causada por dos tipos del parásito Plasmodium: el falciparum, que se da en África y es el más virulento, pues causa unos tres millones de muertos al año, y el vivax, un "gran desconocido" que afecta a entre 70 y 80 millones de personas.


Según este científico español, el vivax no se consideraba mortal hasta que hace poco se confirmaron varias muertes en la India.


La investigación, con un presupuesto de 4,3 millones de euros (unos 5,8 millones de dólares) aportado por la fundación privada Cellex, vinculada al Hospital Clínic de Barcelona, pretende conocer mejor los mecanismos y la caracterización de la enfermedad, y lograr el desarrollo de una vacuna.


Se estima que unos 2.600 millones de personas viven en zonas de riesgo de Plasmodium vivax en el centro y sur de América, Asia, Oriente Medio y el Pacífico occidental, una enfermedad que, según Alonso, tiene tanta entidad por sí misma como para llevar otro nombre que la haga más visible y no quedar escondida bajo el de malaria.


Pedro Alonso insistió en la idea de que, a pesar de su enorme incidencia, la malaria por vivax es una enfermedad poco estudiada y que ha sido la "huérfana de las huérfanas" durante mucho tiempo, por lo que resulta especialmente importante esta investigación.


El científico español afirmó que en el nuevo proyecto participan los principales centros de investigadores del mundo, situados en Papua Nueva Guinea, en Nueva Delhi, Manaos (Brasil) y el Centro Internacional de Vacunas, con sede en la ciudad colombiana de Cali.


Del Portillo explicó que aunque los dos tipos de Plasmodium tienen una clínica muy parecida, el vivax puede pasar por el bazo sin ser destruido, y de mantenerse latente en el hígado durante meses o años, asintomático, hasta que ataca de nuevo, mientras que el falciparum no pasa por el bazo para evitar su destrucción.


Precisamente, esta capacidad para no ser atacado por el bazo es el punto en el que comenzará la investigación, así como el estudio de las causas que le hacen perdurable en el hígado.


En estos trabajos tendrán mucha importancia los recientes descubrimientos de la secuencia del genoma del vivax, que permitirá comprobar qué genes se expresan en los casos en los que el paciente muere, y si tiene relación con el otro tipo de malaria porque, según Del Portillo, se han visto casos de infecciones mixtas.

Acerca del Autor