Colombia es el ‘gallo tapao’ de la región

P1 - Colombia es el

 

 

 

 

 

Desde Argentina hasta Brasil, México y Venezuela, las más grandes economías de América Latina están sufriendo por el colapso de los precios de los productos básicos, la desaceleración o pérdida del crecimiento, y crecientes escándalos de corrupción.

Luego está Colombia. Tiene su dosis de problemas también. El petróleo es su principal exportación y el colapso de los precios del crudo de los últimos 14 meses ha devaluado el peso un 37 por ciento y el índice bursátil COLCAP ha caído un 53 por ciento. Sin embargo, opacada por estos mercados devastados, hay evidencias que sugieren que Colombia, con una población más grande que la de España y más extensión que Francia, es el 'gallo tapao' entre los inversionistas internacionales.

Colombia se mantuvo como el país líder en crecimiento entre las economías latinoamericanas más grandes a pesar de que la expansión se desaceleró al 4.6 por ciento en 2014 tras haber llegado al 4.9 por ciento en 2013. Se estima que su crecimiento caiga al 3.2 por ciento este año antes de recuperarse durante los siguientes dos años, según datos compilados por Bloomberg.

PIB muy superior

La estabilidad relativa de la deuda denominada en pesos, que no comparte ninguna de las debilidades de una moneda que ha perdido la mayor parte de su poder de compra desde junio de 2014, muestra que todavía hay confianza en las perspectivas de Colombia.

El rendimiento de los bonos del gobierno a 10 años, parámetro de referencia, ha cambiado poco desde principios de 2014. Esa confianza inversionista sugiere que el debacle de la moneda probablemente disminuirá, las exportaciones deben reactivarse y el actual contratiempo económico será temporal.

Las políticas de infraestructura y desarrollo de vivienda sin precedentes del Presidente Juan Manuel Santos Calderón, y su compromiso para lograr la paz con los revolucionarios de las Farc, también presagian buenos augurios.

Los bonos, buenas nuevas

En contraste, el mercado de bonos en Brasil está colapsando en tándem con el real, ya que el rendimiento de los bonos del gobierno a 10 años, su parámetro de referencia, llegó a un tope del 13.78 por ciento a principios de este mes.

El valor relativo de Colombia en el mercado de bonos sigue siendo competitivo. Durante los últimos tres años, mientras el 'spread' de la deuda soberana latinoamericana se amplió frente a la referencia del Tesoro de los EE.UU. en 176 puntos básicos y el de Brasil aumentó en 157 puntos básicos, el desempeño de Colombia los superó a los dos, con un 'spread' de 129 puntos básicos, según los datos compilados por Bloomberg. Solo a México y Perú les fue mejor durante ese período.

Hay una fortaleza subyacente similar en el mercado bursátil, donde Colombia ha estado entre los peores en los mercados emergentes. En comparación con 201 compañías en América Latina, los analistas esperan que las compañías colombianas tengan los mayores retornos durante los próximos 12 meses. Los inversionistas también están mostrando un renovado interés en los más grandes fondos que se transan en bolsa en los EE.UU. centrados en Colombia.

Entre las compañías colombianas, los bancos son los más importantes cuando se van a determinar las perspectivas, porque no existe ninguna economía que pueda prosperar sin una industria financiera robusta. Mientras los bancos del país han superado el desempeño de sus pares latinos durante los últimos tres años, se benefician por el más rápido aumento de sus ingresos por concepto de intereses, por el crecimiento de los préstamos e hipotecas durante los últimos cuatro trimestres, y además tienen la más baja relación de deuda a activos entre sus pares latinoamericanos.

Eso ayuda a explicar por qué los economistas y analistas pronostican una economía en recuperación. Analistas de JPMorgan elevaron su recomendación de las acciones de Bancolombia el mes pasado, mientras los analistas Ricardo Cavanagh y Johanna Castro de Itaú BBA dijeron que “esperamos que los bancos tengan resiliencia ante el ciclo, con poco espacio para sorpresas negativas”.

Colombia es un mercado especialmente maduro para los bancos, ya que tan solo el 72.5 de su población tiene cuentas bancarias y menos del 3 por ciento tienen una hipoteca, según la compañía de bonos hipotecarios Titularizadora Colombiana y la Asobancaria, la asociación bancaria nacional.

El Presidente Santos ve una conexión directa entre las perspectivas de Colombia y la fortaleza relativa de su industria financiera, la cual él supervisó en un cargo anterior. “El sector financiero en Colombia es muy fuerte y fue capaz, por ejemplo, en la crisis de los años 2008-2009, de superar esa crisis prácticamente incólume”, le dijo a Bloomberg News en una entrevista el mes pasado.

“Yo era el ministro de Hacienda en ese momento. Adoptamos una serie de medidas muy estrictas y le impusimos unas condiciones muy estrictas al sector financiero. Y desde entonces el sector financiero ha ido mejorando y ganando fuerza".

(Con asistencia de Shin Pei)
por Matthew A. Winkler

Acerca del Autor