Congresistas brasileños le ‘ponen un parao’ al impertinente Chávez

Diferentes parlamentarios brasileños, tanto oficialistas como de la oposición, reaccionaron hoy negativamente a las declaraciones en las que el presidente venezolano, Hugo Chávez, atacó nuevamente al Congreso de Brasil por su demora en aprobar la adhesión de Venezuela al Mercosur.


El procurador general de la Cámara de Diputados, el oficialista Alexandre Santos, dijo hoy que propondrá que el Congreso brasileño exija explicaciones formales del jefe de Estado de Venezuela por sus nuevos ataques.


"Cualquier persona que manda cerrar una red de televisión, como ocurrió, no sabe convivir con un Congreso como el nuestro, con total libertad. Tal vez apenas consiga convivir con otro tipo de democracia", afirmó Santos, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), la principal fuerza de apoyo del gobierno.


Chávez, que ya había acusado al Congreso de Brasil de ser un "lorito" que apenas repite lo que le manda Washington, volvió a cuestionar a los legisladores brasileños en declaraciones que concedió el jueves en Manaos, en donde se reunió con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.


Tras reclamar de la demora de los congresos de Brasil y Paraguay en aprobar el ingreso de Venezuela al Mercosur, el presidente venezolano dijo que si su país no ingresa al bloque comercial "será una victoria del imperio, pero una victoria pírrica".


"Nosotros tenemos dignidad" y "no nos vamos a estar arrastrando ni rogándole a nadie", apuntó, al sentenciar que Venezuela "seguirá trabajando" en favor de la integración aún si no ingresa al Mercosur.


"No necesita arrestarse para entrar al Mercosur, basta estar sintonizado con nuestro proyecto", dijo el senador Cristovam Buarque, un ex ministro de Lula y del opositor Partido Democrático Laborista (PDT), para quien el Congreso brasileño tiene que analizar detenidamente y sin prisa las "ventajas" del ingreso de Venezuela al bloque regional.


"Lamento profundamente que él se refiera a nosotros como lo hizo. No nos gustan los dictadores. Un dictador cuida de su país, no de un país democrático como el nuestro", dijo por su parte el senador Edson Lobao, del partido conservador y opositor Demócrata.


Según Lobao, el Congreso brasileño no votará la adhesión de Venezuela al Mercosur con la prisa que Chávez quiere.


"Vamos a analizar el asunto con responsabilidad y tomaremos la decisión dentro de nuestra soberanía", dijo.


El también opositor Álvaro Dias, miembro de la mesa directiva del Senado, afirmó que Brasil necesita darle un basta a Chávez y a sus abusos, y aseguró que las declaraciones del presidente venezolano sobre el Congreso brasileño son irresponsables.


"Chávez sueña y tiene pesadillas con Estados Unidos. Ese fantasma del imperialismo estadounidense apenas está en nuestra memoria", agregó Dias.

BRASIL

Acerca del Autor