Cónsul se defiende de reclamos por maltrato, despotricando de ‘la ex’ Carmenza Jaramillo

Con acusaciones de intrigas, manipulaciones y nostalgias

Lo que es un principio estuvo concebido como un simple ‘consulado móvil’ en Orlando, Florida, derivó en acusaciones de maltratos, regaños, intrigas, manipulaciones y reacciones de asombro por el embrollo que desató el recién posesionado cónsul de Colombia en Miami, Luís Ignacio Guzmán Ramírez, al acusar a su antecesora, Carmenza Jaramillo, de estar detrás del ‘mal ambiente’ en su contra por pura y simple ‘nostalgia de poder’.


El ‘avispero’ se alborotó cuando varios habitantes que colaboraron en la jornada de atención a los ciudadanos que viven en la Florida central, dijeron a través de una emisora de radio que el nuevo cónsul los había maltratado y regañado.


Patricia Ramírez, una de las asistentes a la jornada señaló que el funcionario en repetidas ocasiones le gritó pese a que estaba cumpliendo con una labor voluntaria.


“Me dijo ¿usted qué hace ahí?, usted no tiene que estar haciendo nada ahí, ¡vayase que no la necesito! y le dije, por Dios señor cónsul yo estoy haciendo mi labor. Esto sucedió delante de 500 personas que estaban presentes, más o menos”.


Por su parte, el periodista Hugo Cardozo, de una estación de radio en Orlando, confirmó que en esa emisora recibieron cerca de 20 llamadas de oyentes que denunciaron los mismos maltratos y aseguró que los habitantes estaban molestos con el funcionario consular.


Guzmán Ramírez, de quien no sólo se dice que es muy amigo del presidente Álvaro Uribe, sino incluso ‘más bravo’ que el primer mandatario, al punto que en ocasiones se ha tomado la libertad de frenarlo, contradecirlo y ‘cantarle sus verdades’, aceptó que tuvo diferencias con algunos colaboradores durante la jornada del consulado móvil en ‘la tierra de Mickey Mouse’, pero explicó que esto fue ocasionado por algunos desórdenes que se presentaron en el evento.


“Si, tuve una situación con unos tres o cuatro voluntarios, porque llegaron tarde y ya se encontraban muchas personas haciendo cola y la comunidad estaba agolpada, y también porque la señora Marta Müller, de la Cámara de Comercio, estaba teniendo preferencias y tratando de pasar a la gente por encima de quienes tenían turno y los llamé para advertirles, pero no hicieron caso y me ví obligado a reemplazarlos”.


El funcionario dijo que esto se originó porque en su trabajo es muy estricto y no permite que se violen las disposiciones legales. Además denunció que estos señalamientos forman parte de una campaña de desprestigio ‘orquestada’ por la ex cónsul de Colombia en Miami, Carmenza Jaramillo.


También deslizó que a su llegada al despacho de la avenida Aragón encontró una total desorganización, con un consulado que no cumplía de la mejor manera sus tareas y por lo tanto tenía muy mala imagen dentro de la comunidad colombiana, mientras que la ex cónsul Jaramillo gozaba de opinión favorable gracias a sus relaciones públicas.


“Soy una persona estricta pero no de malos tratos, porque el gobierno me conoce. La señora Carmenza Jaramillo fue llamada para que renunciara y ella movió cielo y tierra para conservar el puesto”, disparó Luis Ignacio Guzmán.


Consultada por la emisora, la ex cónsul negó que estuviera intrigando con funcionarios y con colombianos de la Florida en contra de su sucesor y defendió su gestión, aunque aceptó que no renunció, como lo reveló Guzmán, pero lo hizo simplemente por motivos personales.


“Yo estoy absolutamente boquiabierta de escuchar al señor cónsul decir que yo ando detrás de crearle un ambiente, porque cuando cerré la página del consulado la cerré totalmente, hasta el punto que no he ido sino una vez al consulado a sacar mi pasaporte. Yo soy la primera en querer que la gestión del doctor Ignacio Guzmán sea buena y eso fue desde el inicio incluso cuando me hicieron una fiesta de despedida y le pedí que me acompañara.


Primero, yo fui cónsul muchos años y trabajé con honestidad y lealtad. Segundo, sí... como él dice, tengo unas excelentes relaciones sociales, sí porque me gusta la gente y porque voy a todos los lugares. Tercero, que la gente de la base diga que no la atendimos eso si es de toda falsedad, porque en el consulado siempre se atendió a todo el mundo, a nadie se gritó, a nadie se regañó”.


Con cierto sarcasmo, el cónsul le ripostó al aire a su antecesora señalando que en efecto había ido a “uno de los 500 homenajes que le hicieron a la cónsul Jaramillo” y en los que se presionaba para que la dejaran en el cargo, añadiendo que tenía información de que la ex funcionaria había dicho por allí que él no iba a durar mucho en el puesto y que se había dedicado a llamar a las comunidades para que intrigaran en su contra.


Visiblemente molesta, Carmenza Jaramillo dijo que le parecía muy grave que el actual cónsul dijera que ella le hacía mal ambiente, porque esas son apreciaciones hechas a la ligera, sin ningún tipo de asidero.


“No he intrigado con funcionarios. El hecho de que yo tenga tantos amigos es el resultado de un servicio prestado. No tengo necesidad de crear una situación de estas. No tengo interés y lo que quiero es que a Colombia le vaya bien, por lo que no tengo necesidad de llamar a ninguna organización para que intrigue”, advirtió Jaramillo.



Acerca del Autor