BREAKING NEWS
Incinerar basura, una condena de 30 años que expertos mexicanos buscan evitar Raúl Estrada México, 14 jun (EFE).- La quema de 4.500 toneladas de basura al día durante 30 años en la Ciudad de México no solo violará las leyes nacionales de protección al medioambiente, sino convenios internacionales, advirtieron hoy expertos que rechazan una planta que tendrá esa misión. Y es que la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México otorgó a Proactiva Medio Ambiente, del grupo francés Veolia, una licitación para que construya una planta de termovalorización que producirá electricidad para las 12 estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las casi 13.000 toneladas de basura que genera la urbe. La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción. Raúl Sergio Cuéllar, director técnico de desechos sólidos en Ciudad de México de 1997 a 2005, explica a Efe que el concepto termovalorización es un eufemismo para no llamar a la quema de basura por su nombre: incineración. “México firmó el Convenio de Estocolmo para frenar la incineración, entonces no puede aceptar tecnologías que generan sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos, porque no hay manera de contenerlas”, señala Marisa Jacott, directora de la organización Fronteras Comunes. A través del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, en vigor en México desde 2004, los países se comprometen a “poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración”, incluida la de vertederos. Según Veolia, que opera 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización es un proceso que reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética. Estas plantas operan en muchas ciudades del mundo y “están sumamente controladas, vigiladas por las autoridades, para cumplir con todos los estándares y normas ambientales”, dice a Efe Federico Casares, director de Desarrollo de Negocios y Relaciones Institucionales de Veolia México. El jefe de la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México, Jaime Slomianski, quien no estuvo disponible para ser entrevistado por Efe, también ha defendido esta tecnología y asegurado que está respaldada por resultados ambientales satisfactorios en Europa y Asia. Sin embargo, en enero de 2017 un documento de la Unión Europea advirtió que “la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI”. Además de violar el Convenio de Estocolmo, organizaciones ambientalistas denuncian que la incineración de residuos atenta contra el derecho a un medioambiente sano garantizado por la Constitución, y viola normas sobre manejo de rellenos sanitarios y la emisión de sustancias peligrosas al ambiente. El director de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani, asegura que tras el cierre del relleno sanitario del Bordo Poniente en 2011, el más grande de América Latina con una extensión de 721 hectáreas, se perdió la oportunidad de implementar un modelo de gestión basado en basura cero. “Lo dejaron pasar y hoy nos dicen: o mandamos la basura a quemar o se joden y la basura va a estar en las calles. El Gobierno de la Ciudad de México se está dando un tiro en el pie”, señala. Basura cero es un modelo de gestión de residuos sólidos urbanos que tiene como objetivo reducir la generación de basura y recuperar los materiales, en vez de eliminarlos. Ramón Ojeda Mestre, experto en derecho ambiental internacional, denuncia además que no hubo proceso de saneamiento del Bordo -que recibió 76 millones de toneladas de basura en el tiempo que operó (1985-2011)-, como estipula la norma sobre tratamiento de residuos sólidos urbanos. Ahí se construirá la planta de Veolia, la primera de este tipo en América Latina y que empezará a operar en 2020, violando además la norma sobre residuos peligrosos, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos e incluso el Acuerdo de París, que fija las metas para reducir la emisión de GEI. “Si de todo eso no nos hacen caso aquí, iremos a tribunales internacionales y desde luego que nos lo van a conceder, va a quedar México en ridículo”, advierte Ojeda sobre los planes de los grupos ambientalistas para echar atrás el contrato para la construcción, operación y mantenimiento de esa instalación durante los próximos 33 años.

Tres consejos para que la preparación de la cena sea una actividad familiar agradable



(BPT) - A todos nos encanta sentarnos junto a nuestros seres queridos para disfrutar de una comida caliente. Lamentablemente, la preparación de la comida en sí se convierte en una tarea que recae usualmente en un solo miembro de la familia (Mamá).

Es hora de cambiar la rutina de preparación de la cena, y convertirla en una divertida actividad familiar donde participen los niños. Claro, puede implicar tiempo y esfuerzo adicional, y, por supuesto, habrá derrame de ingredientes. Pero, a fin de cuentas, verán los beneficios. Los niños adquirirán valiosas destrezas para la vida, pues cocinar crea confianza y, al final, podrá pedirles a ellos que comiencen los preparativos de la cena antes de que usted llegue a casa.

Y mientras va llegando ese momento, considere el proceso como una forma magnífica de emplear tiempo juntos. Con estos tres consejos (además de una deliciosa comida para comenzar), irá por buen camino.

Que sea algo rápido y sencillo

Las recetas complicadas podrían atentar contra la capacidad de atención de sus pequeños sous chefs. Garantice que el proceso sea simple y sin estrés, elaborando recetas con una duración de 10 minutos o menos de preparación. Además, no renuncie a soluciones culinarias que hagan realidad sus comidas favoritas en tiempo récord.

Esta comida balanceada de brochetas de pollo y verduras (ver la receta debajo), conjuntamente con Stouffer's Macaroni & Cheese, es una forma sencilla e integral de tener lista la cena en cuestión de minutos. Las brochetas son una manera deliciosa de que sus hijos se sientan satisfechos con su ración recomendada de proteínas y verduras. Y Stouffer’s es una solución fácil que le hará sentirse satisfecha de alimentar a su familia, con ingredientes que usaría en su propia versión casera, como pasta recién hecha, mantequilla, queso cheddar y leche, y sin sabores artificiales, colorantes ni conservantes.

No se olvide de los más pequeños

Probablemente los miembros más pequeños de su familia no tengan estatura suficiente como para llegar a la estufa, pero ¡eso no quiere decir que pueden ayudar! Hay muchas cosas que pueden hacer con sus manitas para colaborar en la cocina. Pueden lavar las verduras, exprimir limones, quitarles tallos a las hierbas, o deshojar lechugas para la ensalada. Incluso pueden cortar hongos a la mitad con un cuchillo para mantequilla, batir la mezcla para rebozar y apretar el botón de inicio de un electrodoméstico. Si demuestran entusiasmo para ayudar junto a sus hermanos, busque la manera de incluirlos en la diversión.

Prepare los productos agrícolas con anticipación

Un plato balanceado debe tener la mitad de verduras y/o frutas, porque los productos agrícolas tienen abundante fibra y nutrientes que promueven la buena salud. El problema es que lavarlos, pelarlos y cortarlos puede añadir muchos minutos a la preparación de la cena los días de semana y demorar la comida, especialmente si cuenta con un pequeño ejército de ayudantes a su disposición.

Por esa razón, siempre ayuda dedicar una hora durante el fin de semana o una plácida noche de lunes a viernes para lavar y preparar los productos agrícolas necesarios para las próximas comidas. Y los niños también pueden ayudar. Y por si lo anterior fuese poco: si le ayudan en cualquier etapa de la preparación de las verduras, ¡estarán mucho más dispuestos a probarlas! Los niños más pequeños pueden enjuagarlas, secarlas y distribuirlas en porciones, mientras que los mayores pueden pelarlas. Y si están listos, puede ser una ocasión más tranquila y relajada para que aprendan a rebanar y cortar en cuadritos sin la presión de un horario de cena que cumplir.

Para más ideas e inspiración en el proceso de cocinar con los niños, visite el sitio web Nestle's Balance Your Plate, donde encontrará planes de comidas fáciles de seguir para que pueda crear una estrategia y lograr comidas balanceadas, deliciosas y nutritivas.

Macarrones con Queso y Brochetas de Pollo y Verduras

Da para 4 porciones

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo total: 35 minutos

Ingredientes:

Paquete de Stouffer's Macaroni & Cheese tamaño familiar

Para las brochetas

1 cucharada de aceite de oliva extra-virgen

1/2 cucharadita de ajo en polvo

1 cucharadita de condimento italiano

Sal Kosher

Pimienta negra recién molida

1/2 pimiento morrón amarillo, cortado en trocitos pequeños

1/2 pimiento morrón rojo, cortado en trocitos pequeños

1/2 pimiento morrón verde, cortado en trocitos pequeños

2 pechugas de pollo sin hueso ni piel, cortadas en trocitos pequeños

Brochetas de bambú

Elaboración:

Cocine el paquete de Stouffer's Macaroni & Cheese según las instrucciones del envase.

En un tazón mediano, revuelva el aceite de oliva, el ajo en polvo y el condimento italiano, y sazone con una pizca de sal y pimienta. Añada los pimientos y el pollo, y con unas tenazas de cocina, revuelva hasta que estén bien cubiertos con la mezcla.

Coloque el pollo y los pimientos en las brochetas.

Caliente una sartén parrilla grande a fuego mediano. Coloque las brochetas en la sartén y cocínelas hasta que el pollo esté bien cocido y los pimientos estén blandos, 4 minutos por cada lado. Saque de la sartén.

Sirva las brochetas en platos con el Stouffer's Macaroni & Cheese.



]]>