Cristina Saralegui abre su casa a la revista O at Home

La publicación de Oprah Winfrey presenta el hogar de la presentadora hispana en su ejemplar de invierno a la venta el 7 de noviembre

La revista 'O at Home' capturó el momento en el que Cristina Saralegui, por primera vez, abre las puertas de su casa en Miami a las cámaras. Desde los elefantes gemelos hasta los paparazzi al lado de la piscina y pasando por las competencias nocturnas de ping pong, Cristina reflexionó sobre su estilo de decoración personal, su forma ‘inusual’ de entretener a sus invitados y por qué finalmente permitió que las cámaras entraran a su dormitorio.


¿Por qué decidiste mudarte a esta casa?


Yo viví durante once años en South Beach. Y South Beach es la parte caliente de Miami, la parte de “moda”, donde viene todo el mundo a vivir. Todas las estrellas, todos los eventos, todos los clubs, entonces era como un helicóptero incesante por arriba de la casa de uno. Nosotros vivíamos en un canal al lado del agua por donde pasaban los barquitos con la gente con los teléfonos celulares con cámara y nosotros teníamos la piscina al lado del agua. Pues el ultimo año no podíamos ni ir a la piscina y decidí que valía más la pena la privacidad. Y me mudé para una parte de Miami que es tan tranquila que es como si uno se hubiera muerto y se hubiera ido al cielo. Excepto que el cielo es verde, porque hay árboles inmensos, hay agua, canales, bromelias, orquídeas y me siento allí increíblemente en paz.


¿Cuál es tú habitación favorita de la casa y por qué?


Bueno, en la casa que tengo ahora, que es como un paraíso, todas las habitaciones son mi favoritas. Porque depende de la actividad que estoy realizando es la habitación que quiero estar. Por ejemplo, El Show de Cristina lo grabamos por la noche muy tarde, cuando terminamos; porque el público es difícil de conseguir en el día. Entonces hay veces que llego a casa, muerta, extenuada, después de grabar dos shows, y caigo así como un torpedo en mi cama. Y ahí es donde más me gusta estar porque ahí veo televisión y descanso. Pero por ejemplo tengo un sitio favorito para leer, tengo un sitio favorito para jugar al ping pong, que en mi casa hay campeonatos de ping pong todo el tiempo. Tengo otros sitios donde me reúno con mis productores cuando van a mi casa. Así que depende de la actividad, es el sitio que quiero estar.


Cuéntenos del cuarto ‘elefante’.


Tenemos un área de mi casa que es muy especial para mí porque es un área que es un espacio interior y exterior al mismo tiempo. Nosotros encerramos en cristal un área de 2,000 pies cuadrados donde puedes ver todo el jardín, pero no te comen los mosquitos. Y no hay calor. Entonces allí tengo una chimenea muy especial que tiene una talla en piedra de dos elefantes inmensos. Y esos elefantes nada más que están en los senotes del Yucatán. Es una piedra que se llama coquina, que tiene pequeñas conchitas de mar. Y los elefantes, ¿por qué? Porque para nosotros, los latinos, significan buena suerte. Y allí es donde yo me pongo a leer mis libros de meditación. Y donde me gusta mirar mis palmeras y relajarme.


¿Cuál es la pieza de arte o mueble favorito en la casa y por qué significa algo especial para ti?


Bueno, mi esposo y yo coleccionamos arte. Pero mi favorita es una que él me regaló unas Navidades que es la Mona Lisa, la Gioconda, pero con un sombrerito de papel marinero. Y se llama la Gioconda Marinera y es de un pintor español que se llama Paco Minuesa. Me la regaló porque dice que eso le recuerda a mí, como un sentido del humor como el que yo tengo. Porque yo pienso que en la vida lo peor que uno puede hacer es tomarse en serio.


En tu opinión, ¿qué es lo que convierte una casa en un hogar?


Lo más importante es tener un hogar y no solamente una casa que es fría. Hacer una casa un hogar es cuando tú le pones fotografías de tu familia, le pones tus libros favoritos, le pones tu música, un sistema de sonido con tu música por todos lados, que le puedas conectar tu iPod. Cuando tienes tus olores. Por ejemplo a mí me encantan unas velas específicas, me encanta un popurri específico que lo pongo por todos lados. Es como perfumar tu casa. Y yo pienso que lo más terrible en el mundo sería llegar a una casa que parezca un hotel. Porque yo viajo todo el tiempo, y aunque seriamente me disfruto mucho los hoteles, porque son muy bonitos, lo que me gusta de mi casa es que son pedacitos de mis hijos, mi marido y mío, de mis papis, de mis amigos, de toda la vida. Eso es lo que hace un hogar.


¿Cómo describes tú estilo de decoración? ¿Suele coleccionar cosas en tú casa?


Mi estilo de decoración es completamente ecléctico. Quiere decir que a mí me gusta que todo más o menos coordine pero no me gusta que las cosas sean exactas. Juegos de cuarto, juegos de comedor. Yo aunque tenga un juego, lo rompo y pongo los muebles en diferentes habitaciones. Es importante coleccionar cosas. No solamente coleccionar cosas de los lugares donde tú has estado, sino de las diferentes etapas de tu vida, y de las cosas de tus hijos, de tu marido. Por ejemplo, yo tengo colecciones de cruces, tengo colecciones de casitas en la pared, tengo colecciones de espejitos y de cajitas. Todo eso cuando tú lo juntas es lo que da personalidad a tu hogar.


¿Sueles entretener invitados en tú casa? Describe tus fiestas.


A nosotros no nos gustan mucho las fiestas de negocios y no solemos hacer cócteles ni nada de eso. A nosotros lo que nos gusta son los piscinazos, nos gustan los campeonatos de ping pong, y sobretodo nos gustan las fiestas grandes familiares, que duran diez horas. Entonces en esas fiestas te das cuenta que la mesa puesta bonita no sirvió para nada porque hay 22 personas pegadas a la mesa. Y el señor más viejo tiene 80 y pico de años, y el más chiquito tiene dos semanas. Me acuerdo en las últimas Navidades que tenía un bebé de dos semanas y eran las cuatro de la mañana. Y la mamá le había dado el pecho dos veces.


¿Cuál es la lección que aprendiste decorando esta casa?


Lo más importante al decorar mi casa es que tenía que tener confianza en mí misma. Mi mamá tiene un modo de decorar diferente al mío. Marcos tiene otros gustos, mi esposo, diferentes al mío. Para mí, decorar mi casa, yo tenía que decir esto me gusta a mí y yo lo quiero aquí. Y también abrirme y dejar espacio para mis hijos, que sus cuartos son dominio de ellos y no mío, y dejar sitio para mi esposo, y sentirme cómoda con toda esa mezcolanza de personalidades que es un hogar.


Cuando llega un invitado a tú casa, ¿cómo quieres que se sienta?


Quiero que esa persona entienda que en esa casa viven personas que respetan el sentido artístico de la vida. ¿Te imaginas un mundo sin arte? Entonces no sólo es de cuadros. Es de arte popular, de cosas que son gratis, cosas de papel, hasta cuadros caros. Todo lo que sea artístico. Porque es importante que la expresión del ser humano, las cosas que son bellas, la belleza, esté presente en un hogar.


Miami

Acerca del Autor