¿Cuánto tardará en caer?

El escándalo 'parapolítico' que tiene lugar en Colombia, en el que están involucrados paramilitares y políticos de primer nivel, es una bomba de tiempo que le puede estallar en la cara al presidente Álvaro Uribe

Cuando apenas ha asomado una esquirla de lo que puede llegar a ser, el escándalo ‘parapolítico’ amenaza con superar con creces el tristemente célebre proceso ocho mil ocurrido en la presidencia de Ernesto Samper, como quiera que involucra una tercera parte de los congresistas electos (curiosamente casi todos pertenecientes a las toldas del oficialismo) y podría llegar a ‘salpicar’ al mismísimo presidente Álvaro Uribe.


La olla podrida que comenzó a destaparse a partir de los datos comprometedores almacenados ‘inocentemente’ en el computador incautado a un lugarteniente del jefe paraco Rodrigo Tovar Pupo –alias ‘Jorge 40-, derrama su pestilencia –por ahora- únicamente sobre los congresistas y funcionarios de la Costa Atlántica, pero ya otros brotes del contubernio entre los paramilitares y los políticos han empezado a quedar al descubierto y nadie sabe hasta donde podrán llegar sus ramificaciones… ¡y sus consecuencias!, porque el asunto no implica solamente la presión a la población para la búsqueda de unos votos que ‘siembren’ a unos socios en el poder legislativo o el ejecutivo regional –una suerte de activo para los actores, si así podemos llamarlo-, se trata también de dinero sucio, asesinatos, masacres y tráfico de drogas, es decir el pasivo a compartir con unos socios tan inconvenientes.


Por otra parte, la movida de 59 jefes paracos del reclusorio de La Ceja, Antioquia, a la cárcel de máxima seguridad de Itaguí, y las amenazas no tan veladas que se han cruzado éstos con el ejecutivo, en las que Uribe llegó a mostrar hasta el garrote de la extradición, no dejan presagiar nada bueno y antes por el contrario podría ser el detonante para que los detenidos, al sentirse de alguna manera traicionados, tomen la decisión de sacar a relucir más elementos comprometedores para la clase política nacional a todos los niveles. Si hasta ahora los trapos sucios mostrados por el laptop de ‘Jorge 40’ han puesto a dar carreras hasta a la mismísima canciller María Consuelo Araujo -por cuenta de las vinculaciones de su hermano, el senador Álvaro Araujo, con Tovar Pupo-, no es necesario especular mucho para pensar que cuando los otros ‘duros’ de los paracos, como Salvatore Mancuso y alias ‘Don Berna’, suelten lo que tienen en sus discos duros, muchos figurones políticos van a quedar sin cabeza.


Con esa bomba de tiempo pendiente solamente de la voluntad de unos dedos nerviosos y la sensación en el ambiente de que el presidente Álvaro Uribe sabía algo de lo que pasaba a su alrededor, porque de lo contrario tendríamos que pensar que es tonto y por eso no llegó a sentir las pisadas de Tantor, ¿cuánto tiempo pasará hasta que le caiga encima un poco del agua sucia al primer mandatario? y, como añadido, ¿cuánto tardará el nuevo Congreso de los Estados Unidos en comenzar a formular preguntas incómodas sobre el particular?... y el presidente Bush a pensar que a lo mejor su socio preferido en el patio trasero no le conviene, porque es un señor que tiene a su vez unos amigos que andan en asuntos nada recomendables… de esos que al establecimiento norteamericano le producen salpullido…

Acerca del Autor