Cuernos reales y cuernos virtuales

Si fuera infiel, ¿se lo confesaría a un investigador? Aunque parece una pregunta inocente, no lo es. Para la muestra, un estudio en el que les preguntaron a 4.884 mujeres casadas si habían adornado la frente de sus maridos.


Cuando tenían que ponerle la cara al encuestador, solo uno por ciento reconocía haber repartido cariño fuera de la cama matrimonial en el último año. Pero si solo tenían que llenar cuestionarios vía Internet, el porcentaje subía a 6.


Además, si las estadísticas sobre ese tema eran aportadas por revistas o páginas web, estaban desproporcionadamente infladas. ¡Horror!


"Entonces, ¿de qué fuente nos podemos fiar?", se preguntaron angustiados los investigadores y, claro, como el interrogante viene de estadounidenses hay que ayudarlos. Yo me lanzo de cabeza con otra inquietud, más fácil de responder: ¿Qué les importa a estos científicos lo que hagamos o dejemos de hacer las mujeres con nuestra intimidad?


No entiendo cuál es el afán morboso de meter las narices en los polvos legítimos o ilegítimos de la gente.


¿Será que, al igual que hacen con todo, necesitan cifras para convertir los cachos en una enfermedad, para la cual ya tienen drogas? ¡Al cuerno con eso!


¿Y qué tal el de un sabio llamado David Atkins, de la U. de Washington? Dice que "la infidelidad ha evolucionado tanto que ya es común en los mayores y que las mujeres jóvenes están a punto de alcanzar a sus maridos".


Gracias, profesor Atkins, por contarle al mundo que los viejos, los jóvenes y las mujeres tenemos con qué hacerlo.


Reitera Esther en El Tiempo, que de feminista no tiene ni el forro, pero contrario a lo que pasa con los hombres, capaces de inflar sus devaneos para sentirse más machos, las mujeres no lo pregonan a los cuatro vientos.


Así que, mientras estos estudios tontos sigan sin aportar algo a la solución de problemas de verdad, déjenos quieticas. Solo tengan presente que si los hombres se acuestan con mujeres, en cuestión de infidelidades estaríamos a la par. ¡Hasta luego!


PD

Acerca del Autor