Curiosos “partes positivos”


Los “positivos” —¿o será que les llaman “partes positivos” o “verdaderos positivos”*?— de las fuerzas de seguridad colombianas son ciertamente curiosos. El fin de semana pasado se produjo uno más en la larga lista, cuando anunciaron a los cuatro vientos que el ejército había matado a Alirio Rojas Bocanegra, alias ‘El Abuelo’, quien hasta el día del repiqueteo de campanas era un fulano cualquiera, un perfecto des conocido, pero quien a partir de ese momento sería identificado como el jefe de seguridad del máximo cabecilla de las Farc, alias ‘Alfonso Cano’.

Según las autoridades nacionales —incluyendo ministro de defensa y presidente— el abatido personaje estaba a cargo de coordinar la seguridad de ‘Cano’ y estuvo al mando de 16 estructuras de ese grupo terrorista. ¡Guao!

¿Qué es lo curioso? Pues que en esa función de coordinador de los ‘anillos de seguridad’ del cabecilla de las farc, en el pasado reciente han sido mencionados dos o tres de estos personajes siniestros, pero resulta que ‘El Abuelo’ es el ‘positivo’ más fresco y desde entonces, ‘el man es Alirio’.

Otro caso que se da con frecuencia es el que tiene que ver con la captura de cualquier capo del narcotráfico, porque en el prontuario que los despachos policiales entregan a la prensa, invariablemente señalan un porcentaje equis de su responsabilidad por la coca que llega a Estados Unidos, Europa y otros destinos.

¿Y qué carajos tiene eso de extraño?, se preguntará cualquiera. La cifra. El porcentaje. Eso es lo extraño. Lo curioso. ¿Por qué? Elemental, estimado lector: Hurgando en mis recuerdos encuentro que a más de uno le han endilgado responsabilidad por el 80% de la cocaína que esnifan los adictos estadounidenses y europeos. A otros les otorgaron la autoría del 60, 50 ó 40 por ciento, mientras que a los más ‘pecuecos’ les etiquetaron un porcentaje del 20%.

Si todos esos porcentajes fueran ciertos, no sólo no habría ‘perica’ por esas calles, sino que estaría comprometida la producción de un siglo entero. Uyyy, ¿se me fue la mano?, ¡perdón” es que a veces se pega tanta exageración...

* Reverso de los tristemente célebres “falsos positivos” aquellos.
Alfredo Mantilla
editor@elcolombiano.net

Acerca del Autor