De ese caldo desabrido, tendremos dos platos…


JotaEme sigue vapuleado en las encuestas de favorabilidad y da desesperadas manotadas de ahogado para amarrar su destino al —¿desprestigiado sería una ajustada definición?— diálogo de paz habanero, pero lo curioso es que ni con esas gabelas aparece en el horizonte el gallo que le dispute repetición en la Casa de Nariño. Por ahora está blindado y a menos que cometa una embarrada grande en lo que le resta de gestión, de esa sopa los colombianos tendremos un par de platos.

No se requieren dotes de Walter Mercado, hoy Shanti Ananda, para dibujar ese destino. Sólo basta con mirar el ramillete de candidatos que hasta hoy se ha lanzado a la palestra, para llegar a una conclusión tan aburridora. Veamos.

Enrique Peñalosa. Yo me pregunto ¿hasta cuándo va a estar este exalcalde de Bogotá dando lora con el tema de la ciclovía, de Transmilenio o sus conferencias a nivel mundial como ‘gurú’ de la movilidad? ¡Quédese en eso! y no siga haciendo el ridículo en cuanta elección se le aparece.

Antonio Navarro. Yo, sencillamente, no me imagino un país votando por el exguerrillero del M19. Y muchísimo menos a una Colombia gobernada por él. ¡Sería algo patético!

Martha Lucía Ramírez. Aunque todavía planea una suerte de nebulosa sobre sus aspiraciones, ella dice que va porque va, pero a pesar de estar más preparada que un sancocho, no la veo recibiendo la banda de JotaEme. ¿Se imaginan esas cadenas de radio y televisión interminables debido a su tendencia a hablar, hablar y hablar? ¡Qué miedo!

Las marionetas de Uribe. Carlos Holmes Trujillo, Óscar Iván Zuluaga y Francisco ‘Pachito’ Santos, ¡vaya tres chiflados! Creo que ni moliéndolos sale una oreja de presidente colombiano. Hace un par de días les vi en un simulacro de debate y a la pregunta de por qué consideraban que deberían ser el candidato del gallinero uribista, el aburrido Holmes dijo que por ser el más preparado, Zuluaga enredó un tanto la ‘pita’ entre su conocimiento de lo que necesita Colombia para dar un salto y sus dotes para hablar entre dientes, mientras que ‘Pachito’ dijo y repitió que lo capacita el haber acompañado a Uribe como su vice defendiendo sus 3 huevitos, pero sobre todo su lealtad con el patrón. Así de sencillo. Le falto añadir: “Y yo no le haré conejo como mi primo...”.
Alfredo Mantilla
editor@elcolombiano.net

Acerca del Autor