Deborah Rowe se mete en la pelea

Ex mujer de Michael Jackson reaparece para expresar interés en custodia de sus hijos




La batalla por el legado de Michael Jackson contará con la presencia de Deborah Rowe, ex mujer del artista, que mostró hoy su interés por la custodia de los hijos del "rey del pop", si bien aún no ha decidido si solicitará la tutela legal.


La que fuera enfermera de la clínica dermatológica que atendía al cantante aseguró en una entrevista a la cadena NBC que defenderá su derecho a hacerse cargo de los hijos de Jackson que ella dio a luz: Prince Michael, de 12 años, y su hermana Paris Michael Katherine, de 11 años.


El abogado de Rowe, Eric George, matizó las declaraciones de su cliente y desmintió que hubiese una postura en firme sobre si reclamarán judicialmente el control sobre los menores.


Esposa de Jackson entre 1996 y 1999, el interés de Rowe por los menores quedó puesto en entredicho varias veces mientras vivía el cantante.


Rowe confesó que tuvo los hijos como "favor personal" a Jackson, quien al parecer se habría portado bien con ella, y aceptó dar la tutela al intérprete a cambio de mantener unos derechos de visitas hasta que saltó el escándalo de los supuestos abusos a menores cometidos por el "rey del pop".


La mujer pidió en los tribunales en 2003 la custodia de Prince y Paris y una corte de apelaciones falló a su favor en 2006.


Sin embargo, terminó por llegar a un acuerdo extrajudicial con Jackson, quien ya había abonado a Rowe una importante suma de dinero cuando firmaron el divorcio.


En su testamento, conocido ayer, Michael Jackson dejó explícitamente fuera de cualquier herencia a Rowe y pidió que su madre Katherine o, en su defecto, la cantante Diana Ross se quedaran con la custodia de sus tres hijos.


El más pequeño de los niños, Prince Michael II, de 7 años, fue gestado por una madre de alquiler de identidad desconocida.


Actualmente, los herederos de Jackson están bajo el cuidado temporal de su abuela Katherine, de 79 años, que el lunes presentó una demanda ante la Corte Superior del condado de Los Ángeles para hacerse con su tutela legal.


Katherine Jackson alegó que los niños "no tienen relación con sus madres biológicas" y que mantienen "una larga y afianzada relación" con ella.


La aparición en escena de Rowe hizo que el juez pospusiera la vista oral para dirimir la custodia de los menores del 6 al 13 de julio.


Tras la muerte del cantante se ha especulado con que Jackson no es biológicamente el padre de ninguno de sus hijos y que tampoco llegó a adoptarlos oficialmente.


Varios medios informaron hoy que los bienes de Jackson, que serán controlados por dos gestores nombrados por el artista en su testamento, tendrían como herederos a su madre, que obtendría el 40 por ciento de los activos, otro 40 por ciento sería para los niños y un 20 por ciento iría destinado a caridad.


La revista US Weekly informó que Jackson quería compartir escenario en sus conciertos veraniegos en Londres con su hijo mayor, Prince Michael, en lo que hubiera sido el debut artístico del menor.


La última actuación del intérprete quedó recogida por la empresa organizadora de los conciertos en la capital británica, AEG, que registró más de 100 horas de grabación de los ensayos realizados poco antes de su muerte en Los Ángeles.


En las imágenes reveladas hoy correspondientes al 23 de junio, dos días antes de su fallecimiento, se vio a Jackson bailar y cantar sobre un escenario sin que se observaran problemas físicos.


La Policía de Los Ángeles, en colaboración con la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), continúa investigando la posible vinculación de un abuso de fármacos con el paro cardíaco que terminó con la vida de Jackson.


La agencia federal investigará si existió delito en la distribución de narcóticos de prescripción médica al artista, quien al parecer usaba nombres falsos para obtener las recetas.


La familia de Jackson aún no ha confirmado dónde y cuándo tendrá lugar el funeral del cantante, aunque diferentes fuentes aseguraron que el 7 de julio habrá un sepelio privado a las 10.00 hora local (17.00 GMT) de Los Ángeles, al que seguirá una ceremonia pública que se prevé multitudinaria.

Fernando Mexía

Acerca del Autor