Día Mundial de la Población: ¿7 mil millones de humanos son una crisis?


ANN ARBOR, Michigan.—La población del mundo llegará este año a siete mil millones de personas y esto ha reavivado las preocupaciones acerca de si el mundo enfrentará pronto una grave crisis de población.

“A pesar de cincuenta años del crecimiento de población más rápido que se haya registrado el mundo se las ha arreglado notablemente bien para producir alimentos suficientes y reducir la pobreza”, dijo el economista David Lam de la Universidad de Michigan.

Lam es profesor de economía y profesor investigador en el Instituto de Investigación Social (ISR) de la UM. Lam pronunció el discurso presidencial titulado “Cómo el mundo sobrevivió a la bomba de la población: Lecciones de medio siglo de historia demográfica excepcional”, en la reunión anual de la Asociación de Población de América recientemente.

En 1968 cuando el libro “La bomba de la población” de Paul Ehrlich sonó la alarma acerca del impacto de una población mundial en rápido crecimiento, las tasas de incremento eran de alrededor del 2 por ciento y la población mundial aumentó al doble en los treinta y nueve años entre 1960 y 1999.

Según Lam esto es algo que jamás había ocurrido antes y jamás volverá a ocurrir.

“Virtualmente no hay dudas de que las tasas de población mundial continuarán disminuyendo”, dijo Lam. “La tasa es tan elevada solamente debido al ímpetu de crecimiento demográfico ya que hay muchas mujeres en edad reproductiva en los países en desarrollo como resultado del rápido crecimiento de población en décadas anteriores”.

El Día Mundial de la Población, que se celebra el 11 de julio cada año, lo estableció el Fondo de las Naciones Unidas para Población con el propósito de llamar la atención sobre la urgencia y la importancia de los asuntos de población.

Lam citó una variedad de factores que se han combinado para reducir el impacto de los crecimientos de población. Entre las fuerzas económicas el señaló la revolución verde, iniciada por Norman Borlaug, ganador de un Premio Nobel, que incrementó la producción mundial de alimentos per cápita en un 41 por ciento entre 1960 y 2009.

“Hemos pasado por períodos de tasas de crecimiento absolutamente sin precedentes y, sin embargo, la producción de alimentos aumentó más rápido de la población y las tasas de pobreza bajaron sustancialmente”, añadió.

La capacidad de las ciudades para absorber el crecimiento de la población mundial es otra de las razones mayores por las cuales el mundo ha podido duplicar su población humana en los últimos cuarenta años sin que ocurriesen hambrunas o aumentara la pobreza, dijo Lam en la reunión.

Junto con la urbanización Lam señaló el impacto de las disminuciones continuas de la fertilidad y las crecientes inversiones en la educación y el bienestar de los niños. Los trabajos que Lam hizo en Brasil con la demógrafo social Leticia Marteleto, del ISR, muestran un incremento medio de 4,3 años de educación escolar entre los niños de 16 a 17 años entre 1960 y 2000.

“El incremento claramente involucra más que disminuciones en el tamaño de la familia”, indicó Lam. “Por ejemplo los niños con diez hermanos o hermanas en 2000 tenían más asistencia escolar que los niños con un hermano o hermana en 1960”.

“No hay un Norman Borlaug de la educación que explique la forma en que la escolaridad mejoró tanto en los países en desarrollo durante un período en el cual la población de edad escolar a menudo creció a razón de un 3 a un 4 por ciento anual. Éste es uno de esos logros de los últimos cincuenta años que merece ser destacado y admirado”.

En conclusión, dijo Lam, “los problemas que enfrentamos son enormes. Pero, en realidad, son nada comparados con los problemas que encaramos en los años 1960”.

Acerca del Autor