Durango CrewLux de 2011: Imponente, elegante y seductora


La canción dice por allí que hay cosas que hasta que no se dicen no se saben y hoy escribo estas líneas para dar testimonio del ‘cambio Dodge’ de la nueva Durango CrewLux de 2011, una SUV que hace gala de una renovación en su exterior y un ambiente acogedor y refinado en su interior, que supera en todo lo que ofrecían sus antecesoras.

Este fornido ejemplar de la familia Chrysler con más aire deportivo y aventurero que de trabajo (aunque no se le ‘arruga’ al mismo), dispone de un repotenciado motor V6 de 3.6 litros Pentastar, que se acopla a una transmisión automática de 5 velocidades, para retozar con 290 caballos de fuerza y 260 libras/pie de torque.

En su exterior destaca su parrilla frontal, que hace juego con el paquete óptico y parachoques delantero que tienen los tamaños adecuados para formar un rostro deportivo y retador. A los lados es muy limpia y estilizada dando cabida a los brillantes rines de 20 pulgadas que con su atractivo dibujo levantan el perfil de la camioneta.

Cuenta con espejos retrovisores eléctricos metalizados relucientes, con luces direccionales integradas y memoria de movimiento, faros de niebla, limpiador del vidrio trasero, compuerta trasera con apertura eléctrica a distancia y rieles de carga con barra ajustable.

Carro nuevo, vida nueva. De cualquier manera y con todo lo que significa ese motor remozado y los detalles externos actualizados, donde más se han operado cambios en esta nueva Durango es en su interior. Ahora las butacas son de lujoso diseño, revestidas en piel y con movilidad electrónica, con ocho ajustes para el conductor y seis para el pasajero, más 4 en cada butaca dirigidos al área lumbar.

Tres filas de asientos y 22 configuraciones distintas es la oferta que Durango 2011 pone a disposición para el acomodo de 7 pasajeros y gran cantidad de equipaje.

Tanto la primera como la segunda fila disponen de calefacción al gusto y el sillón del conductor tiene memoria. También se aprecia un espejo retrovisor interno electrocrómico, palanca de velocidades y volante forrado en cuero, éste último con ajuste de altura y profundidad eléctrico, sunroof, sistema de encendido remoto, 9 bocinas con amplificador de sonido y toma de corriente auxiliar de 115V.

Aire acondicionado automático de dos zonas con rejilla de salida trasera para comodidad de las personas que viajan en la segunda y tercera fila de asientos, computadora de viaje, sistema de navegación Garmin, cristales eléctricos de un solo toque, seguros de puertas sensibles a la velocidad, controles de audio al volante, tecnología Bluetooth, sistema multimedia con disco duro de 30 GB para lectura de CD, DVD, iPods y MP3, TV, portavasos iluminados y seis bocinas de audio.

En el apartado de seguridad dispone de bolsas de aire laterales en las tres hileras de asientos y frontales para protección de conductor y pasajero, cabeceras activas, control de velocidad y estabilidad electrónico, asistente de arranque en subidas, frenos de disco en las cuatro ruedas, sistema antibloqueo ABS, señal de aviso de presión de llantas y alarma de seguridad. Como si eso fuera poco, la Durango CrewLux 4x2 agrega cámara trasera y sensores de proximidad para asistencia de estacionamiento.

Los sensores para alertar sobre carros en el punto ciego y la alerta de choque frontal son aditivos muy interesantes en esta Durango, ya que permiten relajar la clásica tensión del conductor, al hacer más confiado el manejo que ya tiene bastante comodidad con el espacio y ergonomía de sus asientos.

En cuanto a su desempeño, acelera de buena manera y cuenta con un agarre en curvas satisfactorio, gracias al control de estabilidad y tracción electrónico que está conectado a su cuerpo. Su fuerza es suficiente para llevar a altas velocidades a la Durango que se ve favorecida por el control de velocidad adaptativo que minimiza el riesgo de colisión con un vehículo rezagado en carretera.

Acerca del Autor