EE.UU. condena la detención de opositor cubano


Estados Unidos condenó hoy la reciente detención del opositor cubano Jorge Luis García Pérez, conocido como "Antúnez", como un ejemplo del "continuo acoso del Gobierno cubano" a los disidentes, y pidió el fin de "la práctica de los arrestos arbitrarios".

La portavoz del Departamento de Estado Marie Harf expresó en un comunicado su "profunda preocupación por el reciente aumento de detenciones arbitrarias, violencia física y otras acciones abusivas que ha llevado a cabo el Gobierno cubano contra defensores pacíficos de los derechos humanos y civiles".

"La pasada semana vimos la detención de Jorge Luis García Pérez, conocido como "Antúnez", y el condenable comportamiento supuestamente llevado a cabo por las fuerzas estatales de seguridad contra su mujer, Yris Perez Aguilera. Éstos son sólo los últimos ejemplos del acoso del Gobierno cubano contra sus críticos", agregó.

La portavoz subrayó que el Gobierno de Cuba "sigue siendo la excepción en el hemisferio occidental con su falta de respeto por la libertad de expresión y de asamblea".

"Condenamos el continuo acoso del Gobierno de Cuba y su repetido recurso a los arrestos arbitrarios, en ocasiones con violencia, para silenciar a sus críticos, disolver la asamblea pacífica e intimidar a la sociedad civil independiente", señaló Harf.

"Urgimos al Gobierno de Cuba a poner fin a la práctica de las detenciones arbitrarias y permitir a los ciudadanos cubanos expresar sus opiniones de forma libre y reunirse pacíficamente", añadió.

El pasado jueves, el opositor "Antúnez" denunció que el miércoles fue víctima de una detención que se prolongó durante unas nueve horas y que comenzó con un "descomunal operativo" en su vivienda, donde le decomisaron varias pertenencias.

"Me golpearon, me esposaron y procedieron a decomisar sin mi presencia y sin órdenes de hacerlo", dijo a Efe Antúnez, secretario del ilegal Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil Orlando Zapata Tamayo (Frente OZT) y quien salió de la cárcel en 2007 tras cumplir una condena de 17 años.

Por otra parte, dijo que su esposa, Iris Pérez, también sufrió "golpes" y arresto y fue víctima de "manoseo sexual" por parte de los oficiales, y denunció una escalada de arrestos cortos en al menos tres provincias del país asociadas con su retención.

El Gobierno cubano considera a los disidentes "contrarrevolucionarios" y mercenarios al servicio de Estados Unidos.

Acerca del Autor