EE.UU. exige inmunidad para asesores que van a Irak

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, se está asegurando de que los hasta 300 asesores militares que su Gobierno desplegará en Irak tengan las protecciones adecuadas y garantías de inmunidad por escrito, explicó hoy el Pentágono.

El portavoz del Departamento de Defensa, el contraalmirante John Kirby, afirmó en rueda de prensa que se van a asegurar de que los miembros de las fuerzas especiales tengan las protecciones legales necesarias y están intentando obtener "algo por escrito" del gobierno iraquí.

No obstante, Kirby reiteró que el envío de los asesores militares no supone el despliegue de "tropas de combate" y no es "una invasión o una ocupación", por lo que no es necesario un acuerdo sobre el estatus de las fuerzas como los que rigen en Corea del Sur, Japón o el que se intenta cerrar con Afganistán.

Obama ordenó la retirada de todas las tropas de Irak a finales de 2011 porque el Gobierno del primer ministro Nuri al Maliki se negó a cerrar un acuerdo sobre la permanencia de un contingente militar estadounidense que incluyera inmunidad y protecciones para no ser procesados en el país en el que están desplegados.

Kirby detalló que el despliegue de fuerzas especiales se iniciará "muy pronto" con el envío de "un par de equipos" desde la embajada estadounidense en Bagdad para "evaluar el estado y cohesión de las fuerzas de seguridad iraquíes, la situación sobre el terreno y la viabilidad de desplazar más equipos de asesores".

Estos efectivos militares de elite establecerán centros operativos conjuntos con las Fuerzas Armadas iraquíes para asesorarlos, proveerlos con inteligencia y en el futuro determinar objetivos para posibles ataques aéreos estadounidenses.

"Tenemos que hacernos primero una idea de qué nos espera (...) esta aún no es la fase de marcación de objetivos, primero tenemos que obtener información para tener una mejor idea del teatro de operaciones. No hemos estado presentes en Irak desde finales de 2011", explicó Kirby.

Los militares estadounidenses operarán con militares iraquíes desde "nivel de cuartel general, hasta el de brigada" principalmente en el norte de Irak, Bagdad y alrededores.

Antes de la crisis, originada por el fortalecimiento del yihadista Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL), había unos 200 efectivos militares en la embajada estadounidense en Bagdad, un contingente que se acaba de ampliar con otros 170 militares para garantizar la seguridad de los más de 5.000 empleados de la legación.

Acerca del Autor