EI se jacta de más asesinatos

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) asumió hoy la autoría del atentado cometido contra un templo sufí en la provincia de Baluchistán (sur de Pakistán), que causó al menos 35 muertos, aunque la cifra podría aumentar.

Según un comunicado de la organización, cuya autenticidad no pudo ser comprobada, "el hermano mártir Abu Abdalá al Jarasani se lanzó contra una concentración de los apóstatas en Baluchistán, y en medio hizo detonar su chaleco explosivo".

El EI cifró los fallecidos por su operación suicida en 35 y los heridos en 95, pero algunas autoridades hablan ya de al menos 43 muertos.

Un balance similar de víctimas al ofrecido a Efe por una fuente policial pakistaní, que indicó que al menos 35 personas fallecieron y 70 sufrieron heridas.

Shabir Ahmed, oficial de la Policía tribal del distrito Khuzdar de Baluchistán, donde tuvo lugar el ataque contra el templo Shah Noorani, señaló que entre las víctimas hay varios niños y mujeres.

Pakistán ha experimentado una significativa reducción de la violencia extremista desde que en junio de 2014 lanzó una operación en las zonas tribales contra el Tehreek i Taliban (TTP), la principal organización talibán del país, y otros grupos insurgentes.

Pero Baluchistán ha continuado sufriendo graves ataques con 362 muertos en lo que va de año, muy por encima de los 135 de las zonas tribales, hasta hace poco el área con más mortalidad por violencia extremista del país, según la base de datos del Instituto de Estudios de Conflicto y Seguridad de Pakistán.

Acerca del Autor