el colombiano

El arte de rejuvenecer buscando la paz interior

Por Edgar García Ochoa

Su figura es muy conocida en Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena, Barranquilla, luego en Panamá y Costa Rica, para ahora abrir nuevos horizontes en Estados Unidos y México. Se llama Patricia Jara, es una mujer altísima, corpulenta, pero con un rostro bellísimo y con un trato personal que agrada al instante y produce un clima de confianza a quienes conoce.

Primero fue llamada la “señora que rejuvenece”… Personajes públicos de la política, de la medicina, de la música, de la economía, de pronto con rostros nuevos, rejuvenecidos varias veces, sorprendían a sus familiares y amigos… ¿Qué te hiciste?… ¿Algún cirujano plástico?… “No, es Patricia Jara”… Y luego venía la explicación. Su fama subía como la espuma y sus consultorios repletos. Y fue tanta la demanda de personas buscando la juventud, que la fueron reclamando en otras ciudades y luego países. Empezando desde Bogotá donde nació.

Ahora, la misma Patricia con la fórmula de embellecer se hace más famosa todavía luego de unos cursos que hizo con Brian Weiss y unos maestros que conoció en la India y a quienes llama sus guías espirituales. En Barranquilla son vox populi sus tratamientos, ya no para embellecer, sino para encontrarse con uno mismo, con su yo y en algunos casos para curarse de enfermedades. Un día antes de tomar el avión primero para Costa Rica y luego para Miami y Los Ángeles, California, donde le esperan muchos seguidores, Patricia aceptó dialogar con nosotros.

Bueno, Patricia, ¿qué es realmente lo que hace ahora?

“Cambiar la vida, tratar de conseguir la felicidad o al menos acercarse más a ella”…

¿Descríbeme un encuentro con un paciente?

“La persona llega y tengo un diálogo de algunos minutos con ella, para que haya entendimiento mutuo. Luego se reclina en una cama ambientada con música de relajación. Yo le tomo el pulso y se empieza a canalizar una energía para revisar su aura y allí sentir su estado de ánimo y después concentrándome con él, empezamos a recibir su informe”.

¿Cuál informe?

“El paciente empieza a contarme visiones remotas, me da información de su vida en el pasado, en el presente y en lo actual. Y depende de lo que me va contando, buscamos una solución para conflictos y problemas o razonamientos o explicaciones lógicas de lo narrado”…

¿Una especie de Brian Weiss, femenina?

“Si, pero a mi estilo colombiano… menos caro y más efectivo”…

¿Cuando el paciente está en trance, qué le dices?

“Le digo que está en una comunicación con un ser superior, porque así es. Yo lo elevo a alturas insospechables, en una relación hipnótica clínica que lo comunica espiritualmente con un ser superior. Él me contesta con una cara de satisfacción como si hubiera visto algo hermoso, como haberse encontrado con un paisaje lleno de alegría y felicidad, donde encuentra mucho amor y una paz que le llena el alma. Es un experiencia bellísima, así lo manifiestan los pacientes cuando despiertan”…

Eso parece un viaje, por otros mundos…

“Se hace bajo la supervisión y guía del maestro Sant Darshon Hi Maharajá. Todo esto es posible gracias a sus bendiciones, ya que tuve la fortuna de ser iniciada desde 1983 en la Sarat Sabda Yoga, bajo su protección”

¿Eso es regresión?

“Es parecido pero no lo es. Es la mima técnica que se utiliza, sólo que en vez de regresar en el tiempo, lo que hacemos es llevar el alma a un plano superior para que así sea sanada por “los sabios y maestros de la Logia Blanca”.

¿Cuando el paciente se levanta, qué dice?

“Primero que todo abre los ojos y al abrirlos es como si volviera a nacer, trayendo consigo el regalo de la luz de Dios y sus bendiciones, para saber desempeñarse en todos los aspectos de la vida, de manera sabia y con un despertar espiritual donde se encuentra a sí mismo y a Dios”.

¿Hay una cualidad especial para poder hacer eso?

“Yo tengo el poder de médium desde los 12 años, por eso puedo establecer una comunicación directa con los maestros de luz y también me puedo desplazar astralmente para viajar hasta la casa u oficina del consultante para investigar más a fondo y gracias también a que soy médium puedo establecer comunicación directa con los seres que han fallecido y si en algún caso se encuentran penando o no se han podido desprender del plano físico, mediante el poder del maestro que trabaja a través de mí, puedo liberarlo del tormento que vive, no sólo él sino sus familiares y los guío hacia la luz donde por fin va a encontrar el descanso y seguirá su evolución espiritual”.

¿Encuentras aprobación o rechazo de lo que haces en los países que visitas?

“Ya lo que hago yo no se ve como esoterismo ni magia. La gente de la nueva era se está dando cuenta de la importancia de desarrollarse espiritualmente. Debemos darnos cuenta que estamos conformados de cuerpo, mente y alma. El cuerpo es natural que lo cuidemos, la mente la alimentamos adquiriendo conocimientos y no nos olvidemos de nuestra alma que es la divina chispa de Dios y debemos saber que el alma jamás será feliz con lo material, ya que ella nace de lo divino, sólo teniendo una evolución y despertar espiritual podemos tener una armonía perpetua en cuerpo, mente y alma, esto se consigue mediante las técnicas de Surat Sabda Yoga, impartido por un maestro santo que haya descubierto los misterios de la vida y la muerte. El actual maestro viviente se llama Ikama Sant Rajunder Sungh Hi Maharajá, quien parte del tiempo se encuentra en Chicago y en la India, y al final de la entrevista daré su dirección”.

¿Una consulta contigo, qué enseñanza deja?

“Que la gente tiene que irse preparando porque cuando llegue el momento de la muerte, que es un paso inevitable para todos, es bueno que se lleven de aquí bonitos recuerdos y las acciones éticas que se realizaron, ya que es lo único que nos podemos llevar y lo único que nos guiará a la luz y morada eterna. La mayoría de la gente dedica su vida a almacenar bienes materiales y cuando llega el momento de partir se van totalmente con las manos vacías y tristes, porque los bienes materiales a los cuales le han dedicado su vida y todo su empeño se quedan aquí y muchas veces nos identificamos con el cuerpo y nos hacemos automáticamente seres terrenales, fríos, calculadores y carnales”.

¿Toda persona es receptiva a esta experiencia?

“Todos tenemos el poder de encontrarnos con el ser superior ya que hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios. Todos tenemos esos poderes ocultos y solamente florecerán el día que llegue la primavera al jardín de nuestro corazón”.

Sé que estás escribiendo un libro, háblame de él…

“Te voy a transcribir su introducción antes del primer capítulo: Esta es la historia de dos seres que han probado el elixir del amor hasta embriagarse a través de sus miradas en medio de tanta felicidad, se han perdido en el tiempo y en el espacio, han muerto y nacido miles de veces con la razón de seguir amándose. En esta historia narraremos a ustedes innumerables vidas pasadas, basándonos en el estudio de varias regresiones, para así demostrar que el amor es eterno y las relaciones con nuestros seres queridos vienen desde el tiempo, ya que siempre nos han acompañado, ya que siempre nacen para darnos y cobrarnos amor. Este estudio de mis regresiones, ha sido una investigación desde el año 1986, prácticamente de 8 años de búsqueda de respuestas y razones de un amor que siempre estuvo, está y estará conmigo, a través de la eternidad.

Este libro nos enseñará que somos eternos y estamos prisioneros en la rueda de nacimientos y muertes que sólo a través del despertar y evolución espiritual, nos liberaremos de ella. Venimos desde tiempos remotos a dar y recibir amor, amándonos, sin preguntarnos ¿quiénes somos?, ¿por qué estamos aquí?… ¿a dónde vamos después de la muerte?…

Sin encontrar estas respuestas, nos sumergimos en la cotidianidad y nos olvidamos de la razón de nuestra existencia, haciéndonos automáticamente seres terrenales y ciento por ciento carnales, olvidándonos de nuestra alma. En este libro aprendemos a ver a plenitud y saber que en nuestras manos hemos tenido la oportunidad de realizarnos a nosotros mismos y a Dios.

Podremos con una mirada saber quién es nuestra alma gemela que ha viajado por la inmensidad de los océanos, del tiempo para darnos su amor una y otra vez. Los nombres de los personajes de esta historia han sido cambiados, pero les aseguro que son tan reales como también las diversas vidas pasadas en varias épocas del tiempo. Agradezco la colaboración, primero que todo a mi amado maestro SANT DARHAN SINGH HI MORAJAH, que gracias a él he podido viajar a través del tiempo y descubierto el secreto del amor. También a mi alma gemela porque por él nació en mí la necesidad de investigar y saber por qué hay tanta felicidad mágica cada vez que miro a sus ojos, siempre inspira su mirada un amor limpio, puro y libre, acompañado a veces de mucha felicidad, otras veces se siente nostalgia y tristeza, otras veces contemplativo y algunas veces no son necesarias sus miradas. Hemos estado juntos, viajamos a dimensiones superiores perfectas y nuestro vehículo es el amor”.

Finalmente, Patricia, ¿dónde pueden contactarte los lectores de EL COLOMBIANO®?

“Al maestro que vive en Chicago en Center As 175 Naperville Rd Naperville Il 60563 USA. Tel: 708 955 1200. Fax 708 955 1205. Patricia Jara, Terapeuta y Cosmiatra en Miami y Los Ángeles 303 742 6709. Costa Rica 00506-3878406. Colombia 005753-780565. E-mail patriciajarapinta@hotmail.com”.