BREAKING NEWS
Incinerar basura, una condena de 30 años que expertos mexicanos buscan evitar Raúl Estrada México, 14 jun (EFE).- La quema de 4.500 toneladas de basura al día durante 30 años en la Ciudad de México no solo violará las leyes nacionales de protección al medioambiente, sino convenios internacionales, advirtieron hoy expertos que rechazan una planta que tendrá esa misión. Y es que la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México otorgó a Proactiva Medio Ambiente, del grupo francés Veolia, una licitación para que construya una planta de termovalorización que producirá electricidad para las 12 estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las casi 13.000 toneladas de basura que genera la urbe. La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción. Raúl Sergio Cuéllar, director técnico de desechos sólidos en Ciudad de México de 1997 a 2005, explica a Efe que el concepto termovalorización es un eufemismo para no llamar a la quema de basura por su nombre: incineración. “México firmó el Convenio de Estocolmo para frenar la incineración, entonces no puede aceptar tecnologías que generan sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos, porque no hay manera de contenerlas”, señala Marisa Jacott, directora de la organización Fronteras Comunes. A través del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, en vigor en México desde 2004, los países se comprometen a “poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración”, incluida la de vertederos. Según Veolia, que opera 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización es un proceso que reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética. Estas plantas operan en muchas ciudades del mundo y “están sumamente controladas, vigiladas por las autoridades, para cumplir con todos los estándares y normas ambientales”, dice a Efe Federico Casares, director de Desarrollo de Negocios y Relaciones Institucionales de Veolia México. El jefe de la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México, Jaime Slomianski, quien no estuvo disponible para ser entrevistado por Efe, también ha defendido esta tecnología y asegurado que está respaldada por resultados ambientales satisfactorios en Europa y Asia. Sin embargo, en enero de 2017 un documento de la Unión Europea advirtió que “la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI”. Además de violar el Convenio de Estocolmo, organizaciones ambientalistas denuncian que la incineración de residuos atenta contra el derecho a un medioambiente sano garantizado por la Constitución, y viola normas sobre manejo de rellenos sanitarios y la emisión de sustancias peligrosas al ambiente. El director de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani, asegura que tras el cierre del relleno sanitario del Bordo Poniente en 2011, el más grande de América Latina con una extensión de 721 hectáreas, se perdió la oportunidad de implementar un modelo de gestión basado en basura cero. “Lo dejaron pasar y hoy nos dicen: o mandamos la basura a quemar o se joden y la basura va a estar en las calles. El Gobierno de la Ciudad de México se está dando un tiro en el pie”, señala. Basura cero es un modelo de gestión de residuos sólidos urbanos que tiene como objetivo reducir la generación de basura y recuperar los materiales, en vez de eliminarlos. Ramón Ojeda Mestre, experto en derecho ambiental internacional, denuncia además que no hubo proceso de saneamiento del Bordo -que recibió 76 millones de toneladas de basura en el tiempo que operó (1985-2011)-, como estipula la norma sobre tratamiento de residuos sólidos urbanos. Ahí se construirá la planta de Veolia, la primera de este tipo en América Latina y que empezará a operar en 2020, violando además la norma sobre residuos peligrosos, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos e incluso el Acuerdo de París, que fija las metas para reducir la emisión de GEI. “Si de todo eso no nos hacen caso aquí, iremos a tribunales internacionales y desde luego que nos lo van a conceder, va a quedar México en ridículo”, advierte Ojeda sobre los planes de los grupos ambientalistas para echar atrás el contrato para la construcción, operación y mantenimiento de esa instalación durante los próximos 33 años.

El Azera 2006 SE reune los elementos necesarios para triunfar en su clase

Auto tras auto, la empresa asiática gana espacio en el gusto de los consumidores

La casa automotriz surcoreana Hyundai —modernización, en coreano— hace honor a su nombre una vez más al poner en la calle su nuevo Azera 2006, ya que nos entrega un sedán con un diseño moderno que no tiene absolutamente nada que envidiar a los líderes de su segmento. Antes por el contrario, le da ejemplo a unos cuantos.



Movido por un eficiente motor V6 en aluminio, de 3.8 litros y con un sistema de 24 válvulas que usa el aire fresco que entra para exhibir excelente eficiencia y fuerza, con distribución variable y doble árbol de leva, este refinado Azera dispone de una caja automática de cinco velocidades, con control manual Shiftronic, para moverse impulsado a 263 caballos de potencia máxima a 6000 revoluciones por minuto (rpm) y 255 libras/pie de torsión a 4500 rpm.



Hyundai promete que su nuevo modelo puede alcanzar una aceleración de 0 a 60 mph en 6,5 segundos. El consumo estimado de combustible se me antoja bueno: 19 mpg en ciudad y 28 mpg en la carretera.



El Hyundai Azera 2006, con tracción delantera, se monta en una suspensión delantera de doble horquilla y un esquema de brazos múltiples atrás. Asimismo, trae de serie barras estabilizadoras delantera y trasera y se presenta en dos versiones: SE y Limited. El SE, que fue el que estuve probando por espacio de una semana, viene con asientos tapizados en tela de alta calidad, aire acondicionado dual con indicador de temperatura exterior y sistema de calidad de aire (AQS), volante revestido en cuero —con controles de audio incorporados— ajustable en altura y profundidad.



El Azera cuenta con un Sistema de Memoria Integrada (IMS): Asiento eléctrico del conductor, espejos laterales, columna de dirección electrónica (opcional en Limited).



Viene equipado con sistema de audio AM/FM/Casete/Cambiador de 6 discos en la consola/MP3 con 10 bocinas en 8 ubicaciones y control de volumen sensible a la velocidad.



Su espejo retrovisor es electrocrómico, de oscurecimiento automático con brújula y todas las ventanas son eléctricas, con subida y bajada automática en las delanteras y con parada-reversa en caso de que se presente alguna obstrucción.



El baúl (mi madre me repitió varias veces que no olvidara resaltarlo, al ver como ‘se alargaba’ para abrirle espacio a las cinco maletas de viaje de mi hermana Leonor) merece mención aparte, ya que es muy amplio y caben hasta 16,6 pies cúbicos de carga. Está revestido en su totalidad: piso, paredes, tapa, techo e incluso bisagras. Cuenta además con un conector de energía y con sistema de seguridad del baúl para valet parking.



El Hyundai Azera SE 2006 viene equipado con llantas de aleación, de 16 pulgadas y cinco radios, calzadas con neumáticos 225/60 para toda estación. Todos los Azera traen de serie un neumático de repuesto de tamaño completo, montado en una llanta de aleación.



Hyundai está decidida a establecerse como una automotriz preocupada por la seguridad. Por tal motivo, el nuevo Azera 2006 incluye ocho airbags estándar. Adelante, los dos airbags infaltables para conductor y acompañante, y la protección adicional de airbags laterales, delanteros y traseros, y laterales tipo cortina para las plazas delanteras y traseras exteriores.



Además de los ocho airbags estándar, todos los Hyundai Azera 2006 confían el aspecto de la seguridad a los frenos antibloqueo; la repartición electrónica de la frenada; los apoyacabezas delanteros activos, con ajuste adelante/atrás y arriba/abajo; tres apoyacabezas traseros y los cinturones de tres puntos para los cinco ocupantes. También presenta áreas deformables delantera y trasera, y pliegues en la capota diseñados para disipar la energía en caso de que se produzca una colisión.



Al igual que todos los Hyundai vendidos en Estados Unidos, el Azera 2006 SE está protegido por una espectacular garantía del tren motriz por 10 años / 100,000 millas, una garantía básica por 5 años / 60,000 millas, una garantía contra corrosión por 7 años / millas ilimitadas y un servicio de asistencia en la carretera por 5 años / millas ilimitadas. ¡Cifras por demás reveladoras y confiables!



La cabina del Azera ofrece a todos los pasajeros abundante espacio para cabeza, pies y piernas, e incluye un tablero de diseño delicado con una disposición lógica de los controles de radio y clima más habituales. Asimismo, el interior es muy silencioso gracias al triple sellado de las puertas y al elevado refinamiento del motor de 3,8 litros.



Por suavidad de suspensión y ligereza de dirección, el Hyundai Azera 2006 es fantástico para pasear por las avenidas. La suspensión cumple admirablemente su tarea de amortiguar huecos e imperfecciones del camino sin afectar la calidad de marcha.



Para guardar cosas, el interior del Hyundai Azera 2006 incluye bolsillos en las puertas delanteras, otros más pequeños en las traseras, una guantera de tamaño estándar, portagafas en el techo, un portaobjetos cerrado debajo del panel de instrumentos y dos compartimientos en el apoyabrazos delantero central.



Y sólo me queda comentarles que el precio de este Azera 2006 SE parece que fuera simple y llanamente de introducción, porque no llega ni a $25,000, lo que lo hace una inversión sumamente tentadora por este magnífico auto de la casa automotriz fundada por Chung Juyung.



Acerca del Autor