El Centro Latino del Smithsonian celebra a Colombia entre mariposas, esmeraldas y Botero

La muestra incluye representaciones culturales de todo tipo y para todos los gustos

El Centro Latino de la Institución Smithsonian inaugura hoy una exposición de arte que destaca, mediante una muestra representativa, la riqueza cultural, histórica y natural de Colombia, entre ellos una valiosa esmeralda de 168 quilates y obras de Botero.



“Esta muestra, que proviene de las diversas colecciones del Smithsonian, es producto de muchos años de investigación y colaboración con Colombia. Queríamos destacar todo el esplendor de la cultura colombiana”, explicó a Efe Henry Canales Estrada, organizador de la muestra en el Centro Latino.



“Durante seis semanas, el público podrá apreciar parte de nuestra colección de objetos de arte de Colombia, y hasta podrá escuchar música folclórica del país”, agregó Canales Estrada, al referirse a una muestra repleta de figuras icónicas de Colombia.



La muestra, catalogada como una “exposición didáctica”, reúne en el salón Schermer del Castillo Smithsonian, desde hoy y hasta el 15 de octubre próximo, 80 piezas de los diversos museos de la Institución e incluirá, por sólo esta noche la esmeralda Mackay, de 168 quilates, extraída en Muzo.



Esta piedra preciosa, montada en un collar de diamantes y platino diseñado por Cartier, es la esmeralda cortada más grande de la Institución Smithsonian. El collar fue un regalo de bodas que hiciera Clarence Mackay a su esposa, Anna Case, quien, a su vez, lo donó al Museo Nacional de Historia Natural en 1984.



La esmeralda normalmente no sale de ese museo, pero esta noche será la excepción, ya que se exhibirá durante una fiesta de recaudación de fondos para el Centro Latino, explicaron las autoridades de la Institución.



A la fiesta asistirán, entre otros, la nueva embajadora de Colombia en EEUU y ex canciller, Carolina Barco, así como representantes de grupos indígenas colombianos.

Por razones de seguridad, la esmeralda Mackay regresará a su sitio en el Museo Nacional de Historia Natural.



La muestra está distribuida entre varias urnas, cada una con una temática distinta.

Así, la urna dedicada a la “continuidad cultural” incluye artefactos que datan de los años 1400 -como un guerrero de cerámica muisca- o que fueron utilizados en rituales especiales, como es el caso de un contenedor de chicha.



“La estatua del dios pájaro”, realizada en 2005 por Manuel Alberto Torres Bombiela, rinde homenaje a las creencias de los pueblos ancestrales de Colombia, cerrando así la temática de “continuidad”.



Mientras, la urna sobre la “historia y nacionalidad” contiene numerosas monedas históricas y sellos con imágenes de héroes de la patria.



Un sello que data de 1859 ha sido incluido dentro de otro realizado para el centenario de esa famosa estampilla. Otro sello, de 1959, presenta la geografía de Colombia, con una leyenda que reza: “Colombia, país de ciudades”.



La biodiversidad de Colombia figura de forma prominente en otra de las urnas que adornan el salón Schermer y que muestra diversos especímenes de mariposas, aves, saltamontes y escarabajos.



En esta sección, los curadores de la muestra destacan un “fósil de hoja dicotiledónea” extraído de Guajira y que data de hace 60 millones de años.



En esta exposición no podrían faltar obras del artista de medellín, Fernando Botero, conocido en el mundo entero por pinturas y esculturas que destacan las formas redondeadas del cuerpo humano.



En la sección de “arte contemporáneo”, los organizadores de la muestra colocaron dos de sus obras provenientes de la colección del Museo y Jardín de Esculturas Hirshhorn.



En “El Cazador”, Botero presenta proporciones retorcidas entre el cazador, su arma y la presa, pero lo hace valiéndose del humor y el espíritu irónico para “tantear la sociedad y políticas colombianas”, según se explica en la muestra.



La segunda obra, titulada “Figura reclinada” y hecha de bronce, demuestra el cuerpo reclinado y voluptuoso de una mujer, en lo que ha sido una temática recurrente de Botero, cuyas obras se han expuestos en los museos más prestigiosos del mundo.



Se trata del primer intento del Centro Latino por destacar, cada año, los aportes de un determinado país latinoamericano. Aún no han decidido cuál será el próximo país.



María Peña
EFE

Acerca del Autor