El ELN rechaza el ultimátum y pide al gobierno dejar la “soberbia”

Rechazan la posición del ejecutivo de que se produzca un cese al fuego mientras se negocia

La guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) rechazó el ultimátum que le dio el gobierno para que pase de las negociaciones a un alto el fuego, y lo acusó de tener una actitud soberbia.


El rebelde Gerardo Bermúdez, conocido como “Francisco Galán”, principal portavoz del ELN, se refirió a las declaraciones hechas el lunes por el alto comisionado presidencial para la Paz, Luis Carlos Restrepo, al anunciar que el próximo 12 de abril se reanudarán las conversaciones que se desarrollan en La Habana.


“Es muy difícil cuando a una mesa de negociaciones le llegan con un ultimátum. Creemos que el gobierno debe dejar su posición soberbia y arrogante”, dijo Galán en Bogotá.


El alto comisionado para la paz Restrepo había dicho que “al proceso le llegó su hora decisiva” y reclamó “hechos de paz, porque de lo contrario el país va a perder la confianza en este proceso”.


Restrepo confió en que los insurgentes “liberen todos los secuestrados” y “tome una decisión en cuanto al abandono de las armas para poder consolidar este proceso de paz”.


El gobierno y el ELN abrirán el 12 de abril, en la capital de Cuba, una fase de diálogos de seis semanas para definir un “acuerdo base”.


La administración del presidente Álvaro Uribe, y los rebeldes, emprenderán entonces la sexta ronda de conversaciones desde diciembre de 2005, cuando asumieron este diálogo, para tratar de consensuar en seis semanas un “acuerdo base”, que tiene como centro la declaración de un alto el fuego y de hostilidades.


El ELN, fundado en 1964 y con unos 5.000 integrantes, es la segunda guerrilla del país en tamaño después de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).


“El comisionado se ha colocado en una ofensiva contra el proceso de paz, que lo coloca en riesgo”, afirmó García en una entrevista telefónica, previsiblemente desde el exterior, con la cadena de radio “RCN”.


El líder insurgente rechazó que la responsabilidad de que el diálogo no ofrezca todavía resultados concretos sea del ELN, de que su grupo deba adoptar decisiones unilaterales y de que se financie con el narcotráfico, cuando, según él, en el ELN existe “un deslinde categórico con eso”.


Restrepo “está en una ofensiva contra el ELN, tratando de confundir al país (...), que tiene que informarse directamente de las partes”, insistió García, y dijo que su guerrilla quiere saber si la actitud y las declaraciones del comisionado de Paz se corresponden con la actitud y la política del Ejecutivo.


El jefe rebelde aseguró que para ellos en el ELN “lo fundamental es la política, no las personas, pero llega un momento en el que las personas puedan estar haciendo daño al proceso. Esperamos que no sea una de esas situaciones”.


El avance de este proceso exploratorio de paz no depende únicamente del grupo guerrillero, continuó García, para quien el Ejecutivo “tiene que cambiar de esquema, pasar de un esquema impositivo a un esquema de crear acuerdos”.


“El gobierno también tiene responsabilidades, también tiene que hacer un cese el fuego, también tiene que parar una serie de hostilidades contra la sociedad”, advirtió luego.


El jefe insurgente defendió que un eventual acuerdo entre las partes debe resultar de un consenso, y no de lo que el Ejecutivo considere que el ELN deba hacer, porque, subrayó, “tenemos responsabilidades mutuas con el país”.


Asimismo, indicó que el grupo rebelde “tiene voluntad” de paz y trabaja sobre un esquema con puntos concretos para llegar a una agenda común e insistió en que la sociedad debe acompañar este proceso, porque el conflicto interno no compete sólo a las dos partes.


Además de García, el comisionado Restrepo tendrá como interlocutores en la próxima ronda, llamada ya como “Encuentro para la negociación del acuerdo base”, a Pablo Beltrán, Ramiro Vargas, Francisco Galán y Juan Carlos Cuéllar.

Acerca del Autor