El Gobierno colombiano propone que el impuesto a las transacciones sea permanente

El tributo debe mantenerse para garantizar la sostenibilidad del recaudo tributario en 15,8 por ciento

Bogotá, 28 jul (EFE).- El Ejecutivo colombiano propuso hoy al Legislativo, dentro de un proyecto de reforma tributaria, que haga permanente el actual impuesto del 4 por 1.000 que se aplica a todas las transacciones financieras.



El tributo debe mantenerse para "garantizar la sostenibilidad del recaudo tributario en 15,8 por ciento" del Producto Interno Bruto (PIB), afirmó a la prensa el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.



Indicó que el Gobierno del presidente Alvaro Uribe se vio obligado a desistir de la eliminación, que había considerado, de dicho impuesto al no encontrar una fuente que permitiera sustituirlo.



"No existe la convicción de que sea financiable con un impuesto alternativo", agregó el alto cargo, quien entregó hoy al Congreso la propuesta gubernamental de reforma, con la que el Ejecutivo espera recaudar al año unos 30 billones de pesos (12.278,22 millones de dólares).



Colombia adoptó el impuesto a las transacciones financieras a finales de 1998, en principio con carácter temporal y con una tarifa del 2 por 1.000, que luego fue incrementada a la tasa vigente.



En la iniciativa de enmienda, el Gobierno confirmó la ampliación del Impuesto al Valor Añadido (IVA) a los productos de la llamada "canasta familiar" o de alimentos, que propone que sean gravados con el 16 por ciento, que es la tarifa general que rige para los productos de consumo.



El ministro Carrasquilla dijo que el Ejecutivo mantiene excluidos del IVA la salud, la educación, la renta de vivienda, el transporte en autobuses, los servicios públicos y la venta de periódicos.



El Gobierno excluyó en último momento a las publicaciones periódicas de dicho tributo para que evitar que el gravamen fuese considerado como un acto contra la libertad de expresión de prensa, dijo el alto cargo.



El proyecto legal también establece una reducción inmediata del 38,8 al 34 por ciento en la tarifa del impuesto a la renta, que para el 2008 puede ser bajada al 33 por ciento y en el 2009 al 32 por ciento.

Acerca del Autor