El Mercury Montego Premier 2006 es un auto que resume clase

Está montado sobre una plataforma inspirada en Volvo

Es famosa la frase aquella de que una buena primera impresión es lo que cuenta —o algo parecido— y no me cabe la menor duda que cuando se trata de elegir un nuevo auto, esa premisa se aplica a cabalidad, porque buena parte de la decisión descansa precisamente en ese primer impacto. En ese primer encuentro. Tiene que producirse algo así como el ‘amor a primera vista’, ya que es eso precisamente lo que anima a dar el siguiente paso: La determinación de abrir la puerta y conocer al prospecto un poco más.



En este aspecto, el Mercury Montego Premier 2006 AWD tiene un camino bastante adelantado, dado que cuenta con los atributos necesarios para atraer cualquier mirada y quien da el segundo paso no queda para nada defraudado, antes por el contrario... se empieza a enamorar de ese sedán de mediano tamaño que a veces confunde, porque depende del ángulo desde el que se le mire se ve más grande.



A mí de entrada me gustó su porte. Su estampa. En términos hípicos, podría apuntar que se trata de un ‘paso fino’ de buena alzada. Un modelo que encarna la sensación de los mejores carros americanos, en los que diseño y despliegue corren de la mano para entregar un producto que dan ganas de conducir.



Del frontal destaca su parrilla en forma de cascada y el distintivo de la casa automotriz que resalta en dos tipos diferentes de metal, con sus líneas quebradas en aluminio satinado y cromo, siguiendo con una tradición Mercury.



Algunos elementos del diseño incorporan las tecnologías que entregan ventajas al consumidor, como los faros delanteros que presentan una vista más clara del camino en la noche, y las luces traseras que proporcionan una comunicación altamente visible a otros conductores en la vía.



En cuanto al maletero, podría decir que este Montego está —como decimos en mi tierra— sobrado. Casualmente vino a visitarme mi amigo, el famoso diseñador Edgar Pérez de Colombia, y entre su equipaje traía dos grandes cajas repletas de telas y ese no fue ningún problema para el profundo baúl de mi carro por una semana. Los constructores resaltan que tiene 21.5 pies cúbicos —50% más espacio que sus competidores de segmento— y eso se nota.



Y así como sucede en la parte de carga, la experiencia se repite en el interior del auto. No exagero. Yo soy muy quisquilloso con eso del espacio para mis largas piernas y en este carro me sentí a mis anchas —¿o debo decir a mis largas?—, tanto, que en un viaje que hice a los cayos llegué sin ningún tipo de entumecimiento. No tuve que parar en ningún momento a ‘estirar extremidades’.



El espacio no es lo único destacable en la cabina, porque además está repleta de detalles. Para comenzar, destaca el diseño en dos tonalidades —aluminio satinado combinado con cromo— que se repiten en cada detalle, como en las palancas para abrir las puertas que son plateadas, y en los aros cromados del reloj análogo y los 4 indicadores del tablero.



Este Montego Premier viene tapizado en cuero y tanto la palanca de cambios, como el volante vienen recubiertos en este material. Este último tiene agarraderas en aluminio y trae montados los controles del sistema de audio.



Las ‘novedades’ siguen con el práctico sistema de navegación incorporado en el Premier, así como el DVD player para el disfrute de los que viajan en la butaca trasera.



Los asientos delanteros disponen de calefacción y el del conductor se puede ajustar electrónicamente en 8 posiciones. El auto cuenta con la posibilidad de ajustar separadamente las posiciones convenientes de sillas, espejos y hasta emisoras del equipo de sonido para dos diferentes conductores.



Este Mercury Montego está montado sobre una plataforma inspirada en Volvo, con suspensión independiente, lo que le da una estabilidad única que se sienten al rodar.



Su motor es el probado Duratec 3.0 litros, V-6, de 24 válvulas, con una transmisión automática de 6 velocidades que ofrece un rodaje suave, por su cualidad variable continua, que le entrega fuerza y economía al mismo tiempo. Viene con aire acondicionado dual, ventanas eléctricas, con la del conductor automática.



La información que manejamos hace referencia a que entrega 19 millas por galón en la ciudad y 26 de las autopistas, lo que no está nada mal para un auto de su categoría. El modelo básico despega desde los $28, 730 y llega con las opciones disponibles a $33,300.



Acerca del Autor