El Óscar para la mejor película… pero ¡oh!… ¡está prohibida!

La cinematografía es como todo lo demás en el gigante asiático: Nada se da fácilmente

SHANGHAI, China — Después de que Ang Lee aceptó su Oscar como mejor director por “Brokeback Mountain”, fue elogiado por sus conciudadanos chinos en Hong Kong y su nativa Taiwán. Aquí en la China continental, el periódico en inglés controlado por el gobierno llegó incluso a llamarlo el “orgullo del pueblo chino en todo el mundo” y la “gloria del talento cinematográfico chino”.



No importa que el fruto de ese talento cinematográfico —una película sobre vaqueros homosexuales enamorados— no haya sido aprobada y probablemente no vaya a ser aprobada para su exhibición en la China continental. O que el discurso de aceptación del Premio de la Academia de Lee, aunque televisado aquí, fuera censurado por las autoridades, que omitieron las referencias a los homosexuales y Taiwán.



La cinematografía es como todo lo demás en China: Nada se da fácilmente. Sólo una decena de películas extranjeras al año son aprobadas para su exhibición aquí, aunque las que no son aprobadas son vistas ampliamente en DVDs piratas. Las películas estadounidenses, legal o ilegalmente obtenidas, son particularmente populares. La inclusión oficial de cuatro éxitos de taquilla de Hollywood el año pasado condujo a cifras de recaudación récord en 2005, aunque la película financieramente más exitosa fuera una cinta china financiada por el gobierno, vista pero también ridiculizada por el público.



Lee, el primer cineasta nacido en China en ganar el Oscar por mejor director, está en buena compañía. Zhang Ziyi y Gong Li, dos de las actrices mejor conocidas de China, también son el orgullo de la nación. Y este año, sufrirán un destino similar en su propio país. Su película de Hollywood, “Memoirs of a Geisha”, debía llegar a las salas de cine el 9 de febrero.



Pero la cinta fue esencialmente prohibida a fines de enero, aparentemente debido a la preocupación de que mostrar a estrellas chinas interpretando a geishas japonesas pudiera provocar la ira del público en una época en que el sentimiento antijaponés en China es alto; así como el círculo oficial de China considera a la homosexualidad como una desviación, los chinos ven a las geishas como prostitutas, y para algunos, la película evocó recuerdos de la Violación de Nankín. (Los chinos prohíben sus propias películas, también, regularmente por temas antigubernamentales pero en ocasiones por temas sexuales. El caso más famoso involucró a la película de 2001 “Lan Yu”, que, como “Brokeback Mountain”, presentaba un romance gay a largo plazo que usó a actores heterosexuales y fue admirado por Ang Lee).



Así que el año más grandioso en la cinematografía aquí es también uno de los más extraños: El público chino no puede ver (al menos en las salas de cine) películas que presentan a los actores y directores chinos de los que más se habla que se fueron a Occidente a hacer películas, pero se le permite ver “King Kong” y “Harry Potter and the Goblet of Fire”.



Entonces, ¿qué está de moda en China en estos días? La película con mayor recaudación en taquilla el año pasado, la fantasía épica de artes marciales de Chen Kaige, “The Promise” —con 35 millones de dólares la cinta más costosa jamás hecha en China— ha recaudado hasta ahora un récord de 22 millones de dólares solamente en China. La película fue financiada en parte por el gobierno, y naturalmente tuvo una impresionante campaña de comercialización.



Zhang Yimou, quizá el cineasta más aclamado de China, también lanzó una película el año pasado, una cinta de pequeño presupuesto llamada “Riding Alone for Thousands of Miles”, la historia de un pescador japonés que viaja al sudoeste de China en una jornada personal para comprender a su hijo enfermo. Pocas personas la vieron, pero quienes lo hicieron la disfrutaron.

Las películas de Hong Kong a menudo tienen buenos resultados en la China continental, y el año pasado no fue la excepción. “Myth” de Jackie Chan recaudó unos 12 millones de dólares. “Seven Swords”, sobre espadachines supremos que se unen para combatir al mal, recaudó 10 millones de dólares. Y algo llamado “Seoul Raiders”, la historia de un detective chino que trabaja como agente secreto japonés en Tokio y persigue a los tipos malos hasta Seúl, recaudó 5 millones de dólares.



Una cinta taiwanesa, “Initial D”, también tuvo buen resultado, en gran medida debido a la popularidad del actor principal, Jay Chou, de 27 años, uno de los cantantes jóvenes más de moda en Taiwán.



Pese a todas las restricciones sobre lo que puede verse en China, las películas estadounidenses tuvieron un resultado relativamente bueno en 2005. “Harry Potter”, “Star Wars: Episode III”, “Mr. and Mrs. Smith” y “War of the Worlds” resultaron populares, recaudando en conjunto 35 millones de dólares incluso en un mercado inclinado a la piratería cinematográfica.



Ayudada por las películas estadounidenses, la recaudación de taquilla fue de 260 millones de dólares en 2005, 45 por ciento más que en 2004. (En Estados Unidos, una sola película, como “Harry Potter”, puede recaudar más.) En realidad, la popularidad de los productos de Hollywood es una razón para que los chinos pongan restricciones a las películas extranjeras; al igual que en la industria automotriz y electrónica, quieren establecer sus propias marcas importantes.



Pero un vistazo a los 10 films chinos principales del año pasado muestra a siete de Hong Kong o Taiwán, no de la China continental. Y “The Promise”, aunque dirigida por uno de los principales cineastas del país (Chen, quien dirigió “Farewell My Concubine”), presenta a sólo un actor chino continental en un papel estelar. Los otros papeles fueron interpretados por un actor coreano, uno japonés y dos de Hong Kong. Por supuesto, más de 1,500 extras chinos aparecieron en las escenas de batalla.



Así que aun cuando China tiene un conjunto talentoso de actores y directores jóvenes, como Xu Jinglei (“A Letter From a Unknown Woman”), Wang Xiaoshuai (“Shanghai Dreams”), Jia Zhangke (“The World”) y Gu Changwei (“Peacock”), la gente aquí prefiere las películas extranjeras, principalmente del tipo de Hollywood.



“Brokeback Mountain” y “Memoirs of a Geisha” quizá nunca lleguen a las salas cinematográficas chinas, pero los jóvenes usuarios del Internet están descargando copias de alta calidad y compartiéndolas en línea, a menudo gratuitamente.



No debería ser una sorpresa, entonces, que China esté buscando contraatacar. ¿Por qué exportar a Hollywood? Después de todo, “Crouching Tiger, Hidden Dragon” de Ang Lee, una película de artes marciales ubicada en China y estelarizada por Zhang Ziyi, fue la película en idioma extranjero de más recaudación en la historia estadounidense. Y las cintas épicas de artes marciales de Zhang Yimou “Hero” y “House of Flying Daggers”, recaudaron juntas unos 65 millones de dólares en Estados Unidos, mucho más de lo que recaudaron en China, según China eCapital, una firma de investigación en Pekín. Además, China tiene sólo unas 6,000 pantallas cinematográficas, o una por cada 214,000 habitantes. Estados Unidos tiene 36,000.



Este año, a tiempo para la competencia del Oscar para las películas en idioma extranjero, Feng Xiaogang, un cineasta que regularmente hace comedias locales, lanzará “The Banquet”, una adaptación libre ampliamente anticipada de “Hamlet”, situada en China y llena de patadas voladoras y escenarios bellísimos. En una entrevista hace unas semanas en Pekín, puso en claro que quería que la película llegara al mercado estadounidense.



“Mis primeras películas no fueron exportadas porque no fueron hechas para el mercado extranjero”, dijo. “Pero espero que eso cambie”.



Las escenas de pelea para “The Banquet”, serán coreografiadas por Woo Yuen Ping, quien es mejor conocido por su trabajo en las series “The Matrix” y “Kill Bill”. Sin duda será aprobada por los censores, en ambos continentes.



DAVID BARBOZA

Acerca del Autor