El presidente llama tres veces…

Rriiinnnggg, rriinngg... sonó varias veces el telefono celular, hasta que un ayudante de la congresista republicana del sur de la Florida, Ileana Ros-Lehtinen, lo contestó y luego de un momento de indecisión se lo pasó a su jefa señalándole que el presidente electo Barack Obama quería hablar con ella.


La legisladora estuvo algunos segundos con el aparatito pegado a su oreja, escuchando a un hombre que tenía la voz como la de Obama y que se presentó como el presidente electo, hasta que lo interrumpió para decir "lo lamentó, pero creo que esto es una broma de una de las emisoras de radio" y sencillamente hundió el botoncito rojo.


Su Blackberry repicó nuevamente y esa vez alguien se le identificó como el nuevo jefe de gabinete de Obama, Rahm Emmanuel, quien le dijo a la incrédula legisladora cubano-americana que no podía creer que le cerrara el teléfono al presidente electo de Estados Unidos.


Ros-Lehtinen respondió que ella no creía que la llamada era legítima y también cortó la comunicación a Emmanuel.


Entonces un asistente de la congresista le susurró al oido que el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Howard Berman, necesitaba hablar con ella y al contestar, éste le dijo que en efecto Obama quería conversar con ella y la legisladora instó a su colega a contar una historia que sólo ambos conocían para descartar una posible broma.


Después de esto, volvió a llamar el próximo jefe de estado y cuando finalmente Ros-Lehtinen contestó le dijo que le parecía muy divertido que le hubiera cerrado la comunicación un par de veces, a lo que la congresista se excusó comentándole sus prevenciones hacia las bromas que suelen gastar los locutores floridanos. “También lo hacen en Chicago”, replicó Obama en plan distendido y dejando a la turbada Ileana con la sensación de que el pregón de cambio a lo mejor es más que eso...

Alfredo Mantilla
editor@elcolombiano.net

Acerca del Autor