El Range Rover Sport Supercharged 2006: Todo un cúmulo de sofisticación y potencia

La verdad es que este Range Rover hace honor a su segundo apellido, Sport, ya que su motor V8 y el sofisticamiento de sus suspensiones le dan cuerpo a un auténtico deportivo que es capaz de dejar de lado cualquier obstáculo

Está claro que la marca británica Land Rover no trató de inventar el concepto de los SUV con su nuevo Range Rover Sport 2006, pero tampoco crear una camioneta basada simplemente en un automóvil, sino posibilitar la apertura de nuevos espacios con este todoterreno de lujo, que combina de la mejor manera un equipamiento ‘superlativo’ con todas las mejoras para la conducción fuera de carretera.



La Range Rover Sport ofrece dos modelos: el HSE y el Supercharged. Aunque en términos de precio hay una diferencia significativa, ambas ofrecen un motor V8, control de clima, asientos ajustables eléctricos, un sistema de navegación de DVD sensible al tacto, sunroof, 6 bolsas de aire y una gama de opciones para cada modelo que incluye un paquete de entretenimiento para los asientos traseros, con dos pantallas de 6.5 pulgadas LCD y un DVD de seis discos. El modelo Supercharged que conduje viene estándar con un súper cargador roots ajustado al motor el cual le añade poder al vehículo, iluminación delantera ajustable, calentador de asientos delanteros, traseros y además del vidrio panorámico.



El interior del vehículo es tan espectacular como el que más. Las butacas delanteras ofrecen comodidad y múltiples posiciones. El asiento trasero se puede abatir para aumentar el espacio de equipaje.



El Range Rover Sport Supercharged 2006 incorpora lo mejor del mundo de la conducción fuera de carretera con elementos como su ‘distintivo de fábrica’ Terrain Response, situado en la consola central con un mando giratorio en el que están el control de descenso, el selector de las marchas reductoras o el sistema de control de la suspensión neumática, todos estos elementos incluidos de serie en su equipamiento que le permite al conductor escoger el tipo de tracción que la conviene al terreno que pisa: tipo general, grama, hierba, gravilla o nieve, fango, laderas y arena.



Como usted selecciona el tipo de terreno, el sistema de control continuo Terrain Response optimiza la tracción del vehículo y los sistemas dinámicos para adecuarse a las particularidades de la superficie, permitiendo al conductor superar cualquier obstáculo. Lo que hace diferente a este modelo del resto de los todoterrenos son sus posibilidades, su agilidad, su rapidez de marcha y su comportamiento, similar al de un deportivo. Total, es sport.



Exteriormente se aprecian diferencias con respecto al Range normal como su menor altura, que contribuye a darle un aspecto más ágil y deportivo. Su interior es amplio y puede acoger a cinco personas sin problemas, aunque la parte central de la butaca trasera resulta algo estrecha. Los asientos delanteros amplios y confortables tienen en el centro una generosa consola central, la cual trae integrada una pequeña cava para enfriar o conservar fría cualquier bebida.



El equipamiento es muy completo, con tapizados únicos en cuero de gran calidad, con acentos en plateado y simulación de madera color nuez, asientos delanteros con un sinfín de ajustes eléctricos, que harían largo el cuento de enumerarlos, pero vale decir que el asiento del conductor tiene memoria posicional y que los espejos retrovisores externos también. Otros elementos son el navegador, la pantalla multifunción, el programador de velocidad y el citado Terrain Response.



Tiene un sistema de aire acondicionado dual, con el aditivo de la recirculación. Sensores indican la cercanía de obstáculos tanto en la parte trasera como delantera y los espejos laterales se automáticamente dejan ver la zona inferior cuando se está dando reversa.

El modelo que estuve conduciendo traía incorporado el sistema de DVD, con doble pantalla en la parte trasera de los reposa cabezas delanteros. El volante, forrado en cuero, incorpora los controles de velocidad crucero, audio y comandos de voz para el teléfono (que es opcional, con tecnología bluetooth) y el navegador.



Su equipo de sonido es Harman/Kardon, con salida de 550 watts por 13 parlantes.

Pero no me cabe ninguna duda que lo mejor de este Range Sport Supercharged está ‘guardado’ dentro del capó delantero. Su motor es un V8 de 4.2 litros, sobrealimentado, de origen Jaguar, cuya potencia es realmente espectacular, con sus 390 caballos de fuerza y 410 libras de torsión, que se magnifican aún más con su tracción permanente en las cuatro ruedas y la transmisión automática de seis velocidades electrónicamente controladas, la cual se puede cambiar a manual o sport de manera simple. Como a mí —la verdad— no me gusta el sistema mecánico, todo el tiempo conduje en automático.



Otra de las bondades de esta ‘nave’ es su sofisticada suspensión electrónica neumática que ofrece 4 modos de operación: el estándar; el de autopista, que baja la altura del SUV para mejor dinámica y agarre en carretera; el de acceso, que automáticamente disminuye la altura en 1.97 pulgadas al estacionar el carro, para facilitar la subida y bajada; y el de fuera de la carretera que sube la parte trasera y delantera para que el vehículo tenga mayor despegue del terreno.



Precio: $69,535 precio básico y con todas las opciones $76,050.



Rendimiento: Este Range Rover es capaz de recorrer 15.5 millas por cada galón de combustible que recorra sus entrañas.



Acerca del Autor