Entre México y Estados Unidos la migración es una prioridad

Existe el temor que la frontera sirva de corredor de entrada para terroristas

El tema de la migración entre México y Estados Unidos se estableció como “de alta prioridad”, según dijo el Secretario de Estado, Colin Powell luego de la reunión de las comisiones gubernamentales de ambos países en Ciudad de México.



“La regularización y otros aspectos están sobre la mesa, pero queremos empezar con el programa de trabajos temporales y asegurarnos de hacerlo bien con el Congreso”, indicó Powell.



El funcionario estadounidense explicó que la idea es que este programa sea llevado por el presidente George Bush al legislativo, con el objetivo de otorgarle permisos de residencia temporal por tres años a millones de mexicanos que laboran en territorio estadounidense.



No obstante, resaltó que ello no significa que serían más generosos en cuanto a las reglas inmigratorias se refiere.



Powell reconoció que existe una contribución de los emigrantes mexicanos a la economía de su país, pero afirmó que “es considerable el trabajo que hay por delante”.



Antes de la reunión el presidente de México, Vicente Fox, dijo que espera llegar a un acuerdo migratorio con Estados Unidos antes del fin de su mandato, en 2006.



El encuentro concluyó con la firma de cuatro acuerdos sobre medioambiente y educación, además del compromiso de avanzar en el tema de migración.



Satisfechos



La reunión fue un “éxito”, aseguró el canciller mexicano Luis Ernesto Derbez, luego del encuentro.



“El tratamiento de los ciudadanos mexicanos ha sido una situación de permanente preocupación entre los dos gobiernos. Hemos puesto en práctica programas comunes tanto en el caso de la repatriación como de atención a los ciudadanos”, aseveró Derbez.



El gobierno de Vicente Fox es considerado el aliado más cercano de Bush en América Latina, pese a recientes diferencias en torno a la guerra en Irak.



Se estiman que unos 10 millones de mexicanos viven en Estados Unidos, y unos 400.000 estadounidenses en México. Además unos 25 millones de residentes en Estados Unidos tienen origen mexicano.



Asuntos de seguridad



El encuentro de la comisión binacional también abordó el tema de la seguridad entre ambos países.



Estados Unidos ha insistido en reforzar sus fronteras con México pues considera que puede ser puerta de entrada para grupos radicales que busquen perpetrar ataques en su territorio.



El secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Tom Ridge, indicó que organismos de inteligencia han recibido informaciones que indican que “terroristas podrían utilizar esta frontera para ingresar a nuestro país”.



“Nuestra apertura fronteriza es muy atractiva para aquellos que desean ingresar armas o atacantes”, agregó.



Ridge y el secretario de Interiores mexicano, Santiago Creel, ratificaron su voluntad de construir una frontera “más eficiente”.



Además se comprometieron a incrementar la cooperación de inteligencia sobre grupos tildados de peligrosos, y refrendaron un documento que “perfila acciones para fortalecer la seguridad de las instalaciones estratégicas con relevancia transfronteriza entre ambos países”.

Acerca del Autor