El día de acción de gracias y sus implicaciones

En noviembre celebramos "El Día de Acción de Gracias”, donde nos reunimos en familia y con amigos a celebrar este tradicional día festivo. El principal motivo es el de dar gracias a nuestro Creador por todos los favores recibidos.



Pero el dar gracias tiene que ser una cosa de todos los días. El que da gracias por las bendiciones en su vida recibe más y el que no esta agradecido por lo que tiene, con su actitud bloquea las bendiciones.

Las personas que piensan que no tienen mucho por qué agradecer, si contaran sus bendiciones, se darían cuenta que tienen mucho porque agradecer. El solo hecho de estar vivos, sanos, poder ver, escuchar, caminar o tener un trabajo, es una bendición porque a otros les hace falta algo de lo que estamos mencionando. Ellos cuanto darían por estar en nuestro lugar.



Para ser feliz no cuenta que tanto tenemos, sino que tanto podemos apreciar y disfrutar. El hombre que goza de su porción, es un hombre feliz. El triunfo es obtener lo que uno quiere, pero eso toma su tiempo. Mientras tanto la felicidad es querer lo que uno tiene.



“Un hombre estaba angustiado porque no tenía zapatos, hasta que vio a un hombre que no tenia pies”.



Nunca van a conocer un desagradecido que sea próspero y feliz. Siempre le va a hacer falta eso por lo que se queja. Si no agradece por lo que tiene en este momento, es casi seguro que no va a tener más porque agradecer. Esto parece un juego de palabras, pero es un gran realidad.



El pensamiento del ser humano es energía y actúa como un bumerang. Cada vez que pensamos estamos mandando energía en un sentido y, lo que regresa, es el mismo pensamiento pero en forma material.



- Cuando somos positivos y mandamos pensamientos de agradecimiento, lo que recibimos son bendiciones en forma de buena salud o cosas materiales.



- Cuando somos negativos y mandamos pensamientos de inconformismo, lo que recibimos son problemas o pérdidas que nos privan de las cosas materiales.



Lo que debemos hacer es no enfocar nuestros pensamientos en cosas tristes sino más bien enfocarlo en lo que tenemos de bueno. Al hacer esto vamos a utilizar nuestra energía en encontrar la manera de tener cosas y motivos por los cuales estar aun más agradecidos.



Una vez en la semana de Thanskgiving venía de regreso a California después de impartir una conferencia de Superación Personal. En mi vuelo de regreso me tocó estar al lado de una señora joven, comenzamos a entablar conversación y me contó que su hijo de 10 años tenía leucemia y que le quedaban unos pocos meses más de vida. Me describió lo que estaba sufriendo a causa de la enfermedad de su hijo y se me puso la carne de gallina. También me contó que antes de esterarse del mal de su hijo, ella era una persona desagradecida y que siempre se quejaba porque creía que su vida era simple y aburrida. Me dijo con una tristeza impresionante que si pudiera retroceder el tiempo, apreciaría su vida y sería la mujer más feliz de la tierra.



Me puse a pensar en las personas que andan quejándose de la vida todo el tiempo, como valorarían lo que tienen ahora, si estuvieran en la situación de esta señora. Realmente, el ser humano no aprecia lo que tiene hasta que lo pierde.



Cuando llegué a Los Angeles y me encontré con mis hijos, esposa y madre, los abracé y besé con más ternura de lo acostumbrado. Me salieron lágrimas de felicidad al dar gracias a Dios por la bendición de encontrar a los seres que más quiero en el mundo, sanos y salvos. Lo más importante es la salud, lo demás uno lo consigue cualquier rato.



* Tony Alcázar, es el autor del libro de superación personal: “La nueva raza latina en América” “La historia de un ilegal”.



Acerca del Autor