El Rey Momo Baltasar Sosa, líder y preservador de ‘Los Coyongos’

Escrito el 09 feb 2012
Por :
Un curtido y titánico heredero de las culturas festivas ribereñas, las mismas que alimentaron desde su origen al Carnaval de Barranquilla, es el Rey Momo 2012.

Él es Baltasar Sosa Noguera, director de Los Coyongos, una de las 15 danzas carnavaleras de tradición oral que fueron declaradas “joyas culturales” bajo protección universal por la Unesco.

Es el soberano número 18, desde que este personaje fuera rescatado para nuestro Carnaval por iniciativa de la Fundación Carnaval de Barranquilla, en 1995.

A modo de enfatizar su compromiso para con la tradición originaria de nuestra cultura carnestoléndica, la Fundación Carnaval de Barranquilla quiso brindar un merecido reconocimiento al temple recio y perseverante de este hombre grande de figura menuda y voluntad de hierro, quien a pulso propio se ha logrado constituir en ícono ejemplar entre los líderes llamados a preservar esas centenarias expresiones de nuestro Carnaval.

A Baltasar Sosa, la dignidad de Rey Momo le confiere ahora la misión de ser inseparable edecán de la Reina del Carnaval 2012, Andrea Jaramillo Char, en toda aparición pública ante los más diversos sectores de la comunidad barranquillera, y junto con ella, también representar a nuestra ciudad y su Carnaval en ocasiones y eventos de otras partes de Colombia o del exterior.

Baltasar Sosa, un maestro artesano que transmite su arte de elaborar máscaras tradicionales del Carnaval, dirige también la Danza de los Indios Farotos, otra que proviene de las mestizadas culturas de orillas del Río Magdalena.

Ambas expresiones dancísticas estuvieron en riesgo de desaparecer hacia la segunda mitad del siglo XX, hasta que Baltasar Sosa se propuso rescatarlas y las trajo en 1978 al Carnaval, desde su natal población de Palomino, Departamento de Bolívar.

Desde entonces y contra viento y marea, gracias al indeclinable tesón de Baltasar y su familia, junto a un puñado de paisanos y amigos, ambas danzas vienen desfilando religiosamente en los actos públicos del Carnaval de Barranquilla, año tras año.

Hace dos años, la Danza de los Coyongos inspiró el ícono que puso su sello de identidad oficial a las fiestas del Carnaval 2010, que fuera presidido por la soberana de entonces, Giselle Lacouture.

Los Coyongos son aves zancudas de las zonas ribereñas, en la Región Caribe colombiana. Es típico de esta danza, llamada “de relación” por su alternación de versos que vienen desde hace más de un siglo por tradición oral, el sonido que producen los picos de madera de los danzantes disfrazados, con los cuales acompasan el ritmo de la música.

Acerca del Autor