Manolo González Moscote: desde Rusia con amor…

Este cesarense piensa que a Colombia y a muchas de sus manifestaciones más susceptibles de vender en el exterior les hace falta promoción


Desde hace 18 años vive en Rusia, nació en Agustín Codazzi, región del Cesar, en la Costa de Colombia. Su voz es conocida en toda Latinoamérica a través de la poderosa cadena de televisión CNN, donde su imagen es vista constantemente, informando los sucesos de gran importancia que se producen en la populosa Moscú y en el resto de ese extenso país.



Se trata de Manolo Gonzáles Moscote, físicamente corpulento, alto, extrovertido en su trato, dueño de una voz prodigiosa, que se siente, que invade, que cautiva, que se escucha con interés, sencillo, cálido al hablar, en ningún momento desea revelar lo importante que es en su trabajo.



Le ha tocado vivir la Rusia del pasado tan extensa, bajo el rigor del comunismo, y luego en el desprendimiento del sistema llamado de igualdad de los ciudadanos para encontrarse hoy en el mismo país pero más reducido, con la iniciación de un nuevo capitalismo que nunca soñó Lenin o Stalin, donde hay muchos ricos y muchos pobres, algunas ventajas y otras desigualdades en menor o mayor grado que el no tan reciente pasado.



Para hablar de la Rusia que conoció cuando llegó hace 18 años a esas lejanas tierras y de lo que se vive hoy en la misma región después del revolcón de Gorbachov, Manolo dialogó conmigo para los lectores de EL COLOMBIANO® .



¿Todo lo que tienes que registrar como periodista son sucesos que deben tener una connotación mundial o más bien localista?



Pues básicamente mi trabajo es dar a conocer al mundo los acontecimientos más importantes, más relevantes de la vida rusa independientemente de que sean tragedias, pues también hay cosas positivas que se resaltan, o sea nuestro trabajo es básicamente el cubrimiento de todos los aspectos sociales, políticos y económicos del acontecer nacional ruso.



¿Como es la experiencia de vivir la Rusia antes y después de Gorbachov?



La experiencia del cubrimiento, de vivir esas dos Rusias, la Rusia que hacía parte de la Unión Soviética y la Rusia hoy independiente, ha sido un proceso bastante significativo en mi vida profesional; primero porque se venía de unas costumbres y tradiciones soviéticas del sistema anterior que tu y todo el mundo conoce, a pasar a un sistema en el cual prácticamente Rusia no tenía ninguna experiencia y vivir estos procesos ha sido enriquecedor puesto que hemos visto como se ha transformado la sociedad entre la nación que no tenía grandes libertades, ni grandes productos, ni conocía grandes cosas de occidente, a la Rusia que hoy lo tiene todo, que conoce mucho de occidente y sobre todo que es muy rica, muy poderosa.



¿Es mejor ahora que antes?



Depende, si vamos a lo social es mejor antes, pero si vamos a lo económico es mejor hoy, o sea hay que ver qué clase de Rusia querías: la Rusia que vivía y se desvivía por los niños es la Rusia de antes, la que hacía parte de la Unión Soviética, pero si hablamos del capitalismo, del poderío económico, entonces obviamente es mejor hoy. Hay mas libertad, hay mas almacenes, hay millones de productos de todo el mundo, o sea es hoy mejor para mucha gente, entonces hay que ver que es lo que realmente quiere la gente.


El capitalismo ha absorbido al país que pregonaba una ideología comunista trayendo consigo grandes desigualdades…



En efecto, la capa más desprotegida de la población son los ancianos, se están cerrando muchísimos colegios, centros asistenciales puesto que otros están privatizando o sea ya la medicina paga con dinero es la que está prevaleciendo. Si usted no tiene dinero, tiene derecho por el estado a ingresar a determinada calidad y categoría de servicio, pero si tiene dinero usted tiene derecho a una mejor cobertura de la salud y todo gracias a esta apertura que se ha dado en la Rusia de hoy.



¿Te gustaría vivir acá en tu tierra o definitivamente estás mejor acomodado allá?



Yo estoy allá, me adapto a lo de allá, vengo a Colombia, trato de adaptarme al colombiano porque a veces es difícil, yo vivo en un orden de cosas e ideas en las que trabajo, en las cuales lucho y de pronto vengo aquí y esos códigos de conducta de allá son muy distintos a los de acá pero uno debe adaptarse a donde va, mi padre me enseñó al pueblo que fueres has lo que vieres y yo siempre trato de mantener esto como una norma de conducta para no sufrir a donde voy, por eso trato obviamente de estar con la gente, de entender un poquito la filosofía de cada pueblo a donde me toque ir.



¿En tu caso no sientes el olor a la guayaba del que hablaba García Márquez?



No, porque yo trato de vivir en el ambiente donde estoy, trato de hacerme la idea de las cosas, si no hay una empanada, si no hay una harina de maíz para hacer una empanada, entonces uso la harina de trigo, porque usted sabe que los campos rusos están llenos de trigo, o sea yo trato de reemplazar esto y no vivir en la añoranza del pasado, ni en la añoranza de la tierra y del pueblo, porque sería vivir todos los días muy triste, ya que usted va a vivir añorando lo suyo y no va a vivir la realidad de donde está, no va a poner finalmente los pies en la tierra.



¿Que comparación puedes hacer del periodismo en Colombia y en Rusia?



El periodismo ruso es un periodismo neto de investigación. Lo que se está haciendo ahora es contrario a lo que se venía haciendo. En los tiempos soviéticos había un lineamiento que había que seguir, de cómo debía llevarse la información, hoy en día es libertad y los medios de comunicación, y sobre todo los periodistas, están llevando esta línea de investigaciones y lo se denuncia obviamente todos los días mucha corrupción, porque hay mucha, tanto como en Colombia y quizás más. Estas denuncias se hacen y el periodista no descansa y ahí está la diferencia con el periodista colombiano, aquí sencillamente denunciamos y quedó ahí y nos olvidamos inclusive si ese proceso se llevó o no se llevó a cabo, por parte de un juez. El éxito del periodista está justamente en llevar a feliz término absolutamente todo lo que tiene que ver con la investigación que él viene realizando.



¿Tuviste que cubrir el drama de las muertes de padres y estudiantes en la escuela rusa?



Ha sido uno de los cubrimientos más complejos de hacer por la circunstancia misma, una escuela con más de 1,200 personas tomada por los terroristas, un gobierno que prácticamente estaba con las manos atadas y nosotros nos preguntábamos cómo irían a resolver esta situación, ¿irían a utilizar los mismos métodos del teatro Nordox donde murieron más de los que tenían previstos los organismos de seguridad, o sea teníamos mucha expectativa cómo sucedería el desenlace... creo que ni el mismo gobierno lo tenía claro... es un desenlace fatal con más de 320 muertos y que obviamente como profesionales nos dejó un amargo sabor. Primero, porque estaban los niños, segundo por la crueldad como se sucedieron las cosas, porque los niños fueron vejados, fueron humillados y no sólo ellos sino los padres y todos los que se encontraban allí. Entonces tener que contarle esto al mundo, mostrarlo y luego los reportajes posteriores que me tocó hacer, esto es básicamente una prueba de fuego más que hemos tenido que atravesar en nuestra carrera profesional...



¿Cómo te sientes al transmitir un caso como este?



Yo tengo un niño de 11 años y una niña de 7 y uno piensa en ellos cuando esto sucede, cuando uno ve imágenes como en las que le disparan a los niños por la espalda, produce impotencia un acontecimiento así y obviamente el cubrimiento lo deja a uno bastante extenuado, muy triste, muy pensativo y con la misma pregunta que se hace el resto de la humanidad ¿por qué los niños?



¿Cuántos colombianos viven allá?



No llegan a 300 y latinoamericanos deben vivir unos 3000…



¿Quiénes son los colombianos más importantes en Rusia?



Los colombianos más destacados en Moscú están dedicados básicamente al comercio de las flores, hay grandes comerciante que están haciendo el comercio con Rusia y están dando la cara de la industria nacional, de la producción nacional y lo hacen allá en Rusia; son normalmente empresarios que han terminado sus carreras profesionales y allá se han quedado, se han vinculado a la industria. Hay otras personalidades como un viejo amigo suyo, Pedro Clavijo, que es toda una personalidad del periodismo entre los latinoamericanos allá, o sea es quizás el decano de los periodistas latinoamericanos allá, al cual todos respetamos obviamente. En fin, el colombiano es una persona que se destaca por su laboriosidad, sagacidad, por tener contactos en todas partes, por conocer mucha gente. Por “pilas”.



¿Tienen referencias de nosotros?



Para ellos Montoya es un ídolo, porque les gusta mucho el automovilismo. Shakira es una de las artistas que más quieren y yo diría que el único colombiano del ambiente artístico que realmente los rusos aceptan masivamente. Para ellos es una “súper estrella”. Juanes, Carlos Vives y otros son conocidas sólo por los latinos. Y luego Botero que expuso sus obras en Moscú, Gabo es el autor más querido de los extranjeros. El “Pibe” es muy amado por las multitudes de esta nación. Colombia no es ignorada, es querida y apreciada.



¿Cómo haces en tu casa para combinar los platos típicos colombianos con la comida Rusa?



Combinando. Primero porque los niños están adaptados a la comida rusa, ya que normalmente comen en la escuela, pero en la casa normalmente hacemos cosas colombianas, a pesar que los niños siempre protestan. Pero de todas maneras siempre hacemos las cosas a lo nuestro, obviamente utilizando muchos ingredientes de la cocina rusa.



¿Es aburrida Rusia?



De ninguna manera. Si lo miras por el lado de los jóvenes, en este momento las discotecas mas completas están en Moscú. Una fiesta en Rusia es muy singular. Hay que prepararse para tomar mucho y comer mucho mas, porque sirven tantos platos, tantas ensaladas, que uno queda realmente satisfecho…



Hablemos de las mujeres rusas...



Te llevarías una sorpresa. De aquel patrón de mujer regordeta, mal vestida y de apariencia campesina hay mucho trecho con la actual mujer del país: esbelta, hermosa, elegante, distinguida. La transformación ha sido abismal.



¿Y es cierto que son dominantes?



De por si las mujeres siempre son las que dicen la última palabra, pero en Rusia un gran porcentaje son las que llevan el mando, la explicación es que las guerras dejaron muchas viudas, que tuvieron que sacar adelante sus familias con dificultades. Han llevado el timón del hogar y son las verdaderas capitanas. Por supuesto, no se puede generalizar.



¿En Rusia tienen conocimiento del carnaval de Barranquilla?



Ellos tienen conocimiento del carnaval de Río, inclusive del carnaval panameño, del uruguayo, pero del carnaval de Barranquilla, no.



¿Como es posible esto?



Esto es sencillo, no hay entidades colombianas que se encarguen de la promoción del carnaval a nivel mundial y sería un gran gancho turístico. Es sencillamente un poquito de promoción turística de las mismas autoridades de Barranquilla ante el mundo entero.



¿Tampoco conocen de Cartagena?



Los rusos muy poco vienen a hacer turismo a Colombia porque hay poca promoción de Colombia en el mundo, al menos en esa parte... y ojo, Rusia es un país que tiene un potencial económico extraordinario... de los viajeros que andan por el mundo, los que más dinero ganan son los rusos...



Edgar García Ochoa
flash@elcolombiano.net

Acerca del Autor