¿Mejora Avianca como dice su publicidad?

Escrito el 15 mar 2007
Por :

Nota de la Redacción:


La siguiente es una carta enviada a esta redacción por un usuario de la línea aérea Avianca, quien le reclama al jefe operativo de esa empresa por todos los inconvenientes que él y su familia tuvieron durante un accidentado viaje de Nueva York a Barranquilla.


Nos llama la atención que las fallas que el usuario Haim Levkowitz, Ph.D. describe en la misiva ocurran cuando la aerolínea, de origen colombiano y ahora en manos brasileñas, hace alarde en su publicidad en varios medios de comunicación de los avances que ha tenido en los últimos años.


Transcribimos el mensaje tal como lo recibimos, con apenas unas pequeñas correcciones ortográficas y si alguno de ustedes tiene algún comentario -a favor o en contra- pedimos por favor nos lo comunique a la REDACCIÓN de este semanario.


Mr. Fabio Villegas Ramirez

CEO Avianca

Via email: presidencia@avianca.com


Estimado Sr. Villegas Ramírez:


El sábado, 17 de Febrero del 2007, a las 04h00 mi familia compuesta de 4 personas en total, llegamos al aeropuerto de JFK para hacer nuestro chequeo en el vuelo 047 de Avianca con destino a Barranquilla, Colombia.


El horario de salida de Nueva York de este vuelo era a las 08h50. Los agentes de Avianca que nos atendieron en ese momento nos dijeron que el vuelo estaba retrasado y que estaba programado para salir de Nueva York a las 15h00 —más de 5 horas más tarde del horario original.


Cuando el vuelo finalmente partió, el retraso fue de más de 8 horas. El vuelo salió después de las 16h30 y aterrizó en Barranquilla despues de las 21h30, casi 8 horas después del horario programado. Como consecuencia, nosotros tuvimos que pasar las próximas 11 horas en el aeropuerto.


La excusa para justificar la demora incluyó varios cuentos: la visita del Presidente Uribe a Barranquilla, la falta de bomberos en el aeropuerto y otros más. Los representantes de Avianca insistieron en que esta demora fue impuesta por la "Aeronautica Civil" y, por lo tanto, Avianca no era responsable por ninguna compensación o ayuda a los pasajeros.


Lo que si faltó fue la cortesía en el servicio de Avianca hacia sus pasajeros. Nosotros no somos viajeros novatos. Al contrario, viajamos a menudo, varias veces al año a muchos destinos en Europa, Suramérica y el Medio Oriente, incluyendo por lo menos una vez al año a Barranquilla.


Ese vuelo del 17 de Febrero a Barranquilla fue nuestra peor experiencia como viajeros que hemos tenido en 25 años de viajes. No sólo tuvimos que aguantar la demora de más de 8 horas, sino que nos tocó esperar en el aeropuerto mas de 13 horas. En ningún momento el personal de Avianca tuvo la gentileza de hacer un esfuerzo para reducir el impacto de tal demora, una demora de más de medio día. Hoy en día, todas las aerolineas les ofrecen a sus pasajeros diferentes tipos de compensaciones que ayudan a reducir el impacto causado por demoras, incluyendo vouchers para comidas, hoteles y en muchos casos, dinero o tiquetes para viajes en el futuro.


Los pasajeros que venían en ese mismo vuelo, de Barranquilla a Nueva York, recibieron USD$600, cada uno. Avianca no tuvo la cortesía de ofrecernos ni siquiera un vaso de agua.

Aparte del retraso y el maltrato de Avianca, mucho pasajeros en nuestro vuelo se montaron al avión borrachos y continuaron tomando licor en el vuelo, servido por la misma tripulación. Un pasajero borracho que estaba sentado junto a nuestra hija se pasó la mayoría del vuelo bebiendo licor y vomitando en el piso. Varios pasajeros sentados cerca de mí se la pasaron tocando música a todo volumen, ignorando y contestando groserías cada vez que algún pasajero les pedía que la bajaran. Lo peor de todo fue que los de la tripulación no hicieron ni dijeron nada en absoluto para reducir la tensión.


Además del tiempo que perdimos y la incoveniencia de esperar 13 horas en el aeropuerto para después tener que volar en compañía de pasajeros borrachos y agresivos sin ningún control de la tripulación de Avianca, nosotros tuvimos otros gastos adicionales: perdimos los puestos que habíamos comprado en los palcos de la Batalla de Flores del Carnaval de Barranquilla para ese día, un total de US$400, porque nunca llegamos a tiempo para ir a verla, entre otras cosas.


Queremos que Avianca nos devuelva el dinero correspondiente por (1) el costo de nuestros 4 tiquetes, o que nos de lo equivalente para 4 viajes en el futuro tal como lo hacen todas las otras compañías, como por ejemplo, Jetblue; y (2) el costo de los palcos que no pudimos usar el dia del Carnaval por causa del retraso del vuelo.


Desafortunadamente, no es facil conseguir vuelos a Barranquilla en otras aerolíneas fuera de Avianca, pero considerando la (falta de) atención que Avianca nos mostró a los pasajeros el día sábado 17 de Febrero del 2007, yo haré todo lo que pueda para no volar con Avianca en un futuro, a menos que la compañía demuestre su intención de ofrecernos compensación, a pesar de ser un poco tarde.


Sinceramente,


Haim Levkowitz, Ph.D.


Associate Professor and CoDirector Institute for Visualization and Perception Research and Graphics Research Laboratory Department of Computer Science University of Massachusetts Lowell


Lowell, MA 01854

Phone: 978-934-3654

haim@cs.uml.edu


Acerca del Autor