Estreno de “Blood Diamond” desata la conciencia de Hollywood

La cinta tiene de telón de fondo la brutalidad de la guerra civil que en la década de los 90 vivió Sierra Leona y donde la explotación ilegal de diamantes sirvió para la compra de armamento y para pagar a la guerrilla

Estrellas y diamantes suenan como los perfectos ingredientes para un estreno de Hollywood. Pero en el caso de "Blood Diamond" se trata más bien de la receta de la controversia.


"No había anticipado una conmoción tan intensa", afirmó a EFE Leonardo DiCaprio, protagonista de la cinta que hoy se estrena.


"Pero eso ocurre cuando uno toca situaciones como esta, basadas en hechos reales", añadió uno de los galanes más cotizados.


"Blood Diamond" tiene de telón de fondo la brutalidad de la guerra civil que en la década de los 90 vivió Sierra Leona y donde la explotación ilegal de diamantes sirvió para la compra de armamento y para pagar a la guerrilla.


Se trata de un problema que va más allá de ese conflicto y que durante años ha empañado la industria de gemas preciosas, un negocio que mundialmente mueve 60.000 millones de dólares al año.


"Lo que queremos decir es que el consumidor tiene que utilizar su mejor juicio antes de comprar un diamante. Pedir el certificado de que se trata de una piedra sin conflicto", añadió el actor, poco dado en su vida personal a regalar piedras preciosas.


La certificación es una práctica habitual desde 1993, con la firma del proceso Kimberley para el control de las gemas.


El Consejo Mundial de Diamantes, industria que emplea 10 millones de personas en todo el mundo, asegura que el 99 por ciento de las gemas vienen de zonas sin conflicto.


Aun así, la dureza de las imágenes del filme y las vinculaciones de la explotación ilegal de diamantes con otros conflictos como el reclutamientos de niños para la guerrilla hace de este estreno una píldora amarga para el mercado de las piedras preciosas.


Un mensaje que no puede llegar en peor momento para una industria que espera hacer su agosto con las ventas navideñas y de San Valentín.


El mejor ejemplo está en la revista "Vanity Fair" y sus anuncios de diamantes con las frases habituales para animar al consumo.


Entre ellos, sin relación aparente pero también con la imagen de un diamante dominando su mensaje, está el anuncio de "Blood Diamond" recordando la sangre que puede derramar el brillo de una piedra así.


DiCaprio es conocido como uno de los actores con conciencia del nuevo Hollywood, defensor del medio ambiente, pero la estrella asegura que nunca intentó rodar un filme con mensaje.


"No buscaba un filme con un mensaje social o político", asegura.


Sus intenciones eran filmar "una buena película" capaz de hacer llegar una idea "sin que el público sienta que le echan el sermón".


"Pero una vez que haces la película, se la das al público para que sean ellos los que saquen sus propias conclusiones", añadió el intérprete.


A pesar de su despego, DiCaprio espera haber conseguido su objetivo con este proyecto dirigido por Ed Zwick y acompañado en el reparto por Jennifer Connelly y Djimon Hounsou.


Al margen de la controversia, la crítica considera "Blood Diamond" como uno de los posibles contendientes al Oscar.


En concreto, el Oscar puede sonreír a Hounsou, que ya aspiró a este galardón en 2004 con "In America", y a DiCaprio, que dividiría así el voto con su otro estreno de este año, "The Departed".


Un éxito así mantendría el filme y la imagen sangrienta de los diamantes más tiempo en cartel de lo que le interesa a la industria de las piedras preciosas.


Por eso antes incluso del estreno esta industria ha comenzado su campaña para concienciar al público asegurándole que estos conflictos son cosa del pasado.


Una campaña que intentó incluir sin éxito en los títulos de crédito del filme, según indicó el director, y que mantiene desde la página de internet diamondfacts.org.


Pero informaciones como las recientes quejas de la ONU sobre los supuestos diamantes conflictivos explotados ilegalmente en Costa de Marfil para ser legitimados en el vecino Ghana hacen poco para ayudar a la industria del diamante a mejorar su imagen.

Rocío Ayuso
LOS ÁNGELES

Acerca del Autor