Fortalecer inmunidad a resfríos empeora los ataques de asma

A menudo las personas hablan de “realzar” o fortalecer su inmunidad para prevenir y combatir los resfríos. Y hay en el mercado complementos nutritivos, remedios para el resfrío y alimentos fortificados que, según afirman sus productores, previenen los resfríos porque realzan el sistema de inmunidad.

Un nuevo estudio de la Universidad de Michigan muestra que esta estrategia bien podría ser errónea. Los resultados pueden ser importantes para las personas con asma que, a menudo, experimentan ataques que amenazan la vida debido a las infecciones con virus de refríos.

El estudio, para el cual se empleó un novedoso modelo con ratones, muestra que la respuesta al resfrío común en las vías respiratorias es, de hecho, desadaptada. Los ratones modificados genéticamente para que tuvieran, de manera innata una respuesta inmune reducida al resfrío común mostraron menos, no más, inflamación de las vías respiratorias y menos constricción bronquial después de la infección.

Los resultados de este estudio aparecen en Internet antes de la publicación impresa en la revista PLoS Pathogens, disponible actualmente en Internet. Marc B. Hershenson, profesor de pediatría y enfermedades contagiosas y director de la división de pulmonología, es el autor principal del estudio.

“A menudo uno escucha que la gente quiere fortalecer su inmunidad para prevenir y combatir los resfríos”, dijo Hershenson. “Sin embargo el fortalecimiento de la respuesta de inmunidad podría incrementar la inflamación. Hasta ahora no ha habido información convincente que sustente la teoría de que la respuesta de inmunidad pueda ser deletérea. En nuestro estudio ofrecemos las primeras pruebas directas de que la limitación de la respuesta de inmunidad reduce las manifestaciones de infección con rinovirus”.

“En nuestro modelo los ataques de asma inducidos por resfríos fueron causados por la respuesta de inmunidad del cuerpo al virus no por el virus mismo. Los compuestos químicos producidos por el sistema de inmunidad inflaman las células y los tejidos, y causan síntomas del asma como la tos y el resuello”, explicó Hershenson.

Hershenson y su grupo adelantaron la hipótesis de que una limitación de la respuesta de inmunidad a la infección viral reduciría, de hecho, los síntomas. Los investigadores usaron un rinovirus 1B, una cepa de virus que se replica en los pulmones de los ratones, e infectaron a ratones deficientes en MDA5 y TLR3, dos receptores que activan las defensas protectoras del sistema de inmunidad contra los virus y otros patógenos.

Los ratones con deficiencia de MDA5 mostraron una respuesta demorada de defensa ante la infección lo cual llevó a un pequeño incremento en el nivel de virus en los pulmones. De todos modos estos ratones mostraron menos inflamación y constricción bronquial después de la infección comparados con los ratones no modificados. Los ratones con deficiencia de TLR3 también mostraron una respuesta bronquial disminuida.

Además los ratones sin MDA5 y TLR3, convertidos en asmáticos mediante la exposición a alérgenos, mostraron respuestas inflamatorias y contráctiles de las vías respiratorias disminuidas que los ratones normales ante la infección con rinovirus. Estos resultados indican que, en el contexto de la infección con rinovirus, la reducción del sistema innato de inmunidad llevó a una disminución de las sendas que señalan inflamación y atenuó la inflamación de las vías respiratorias y las reacciones excesivas.

“Este estudio muestra que, una vez que uno se ha pescado un resfrío, algunos elementos de la respuesta de inmunidad de hecho empeoran los síntomas”, dijo Hershenson. “Una estrategia mejor puede ser la modulación de la respuesta de inmunidad en pacientes de asma con resfríos”.

Autores: Qiong Wang,, David J. Miller, Emily R. Bowman, Deepti R. Nagarkar, Dina Schneider, Ying Zhao, Marisa J. Linn, Adam M. Goldsmith, J. Kelley Bentley, Umadevi S. Sajjan, Marc B. Hershenson, todos de la Universidad de Michigan.

Acerca del Autor