Gasto militar mundial sufre ‘bajoncito’

El gasto militar mundial se redujo un 0,4 % en términos reales en 2014 hasta 1,78 billones de dólares (1,67 billones de euros), según un informe difundido hoy por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

La caída estuvo impulsada por la reducción del gasto en Occidente, al igual que ocurrió en los dos años anteriores, aunque la cifra -que supone un 2,4 por ciento del PIB mundial- es menos de un 2 % inferior al récord de 2011 y está "significativamente por encima" de los niveles de finales de la década de 1980.

La clasificación de los quince principales inversores se mantiene sin cambios notables, con Estados Unidos conservando su clara posición hegemónica, a pesar de un descenso del 6,5 % en el gasto en 2014 por las medidas de reducción del déficit ordenadas por el Congreso y un 18,8 % acumulado en el último lustro.

Con 610.000 millones de dólares (575.000 millones de euros) gastados, Estados Unidos acapara casi el tercio del total y está cerca de triplicar la inversión del segundo, China, que incrementó la suya en casi un 10 por ciento.

Rusia es tercera con 84.500 millones (79.670 millones de euros), un 8,1 % más; seguida por Arabia Saudí, con una subida del 17 %, la mayor entre los quince primeros; Francia, Reino Unido, India, Alemania, Japón, Corea del Sur, Brasil, Italia, Australia, Emiratos Árabes Unidos y Turquía.

El gasto en defensa en Europa subió un 0,6 por ciento el año pasado hasta 386.000 millones (364.000 millones de euros), gracias al incremento registrado en Europa del Este debido al conflicto bélico en Ucrania.

Es precisamente este país el que experimentó la mayor subida, con un 23 % estimado, en toda Europa; con Polonia (13 %), Rusia y Lituania (6) por detrás, mientras que los mayores descensos fueron en Albania (26 %), Portugal (12), Grecia (11) e Italia (8,8).

El SIPRI destaca en un informe complementario que se espera que el gasto en defensa se duplique en Ucrania en 2015, aunque casi la mitad irá destinado a pensiones; y que en Rusia crezca un 60 %, si bien la presión de la economía podría reducir esa cifra.

A pesar del reciente compromiso de los miembros de la OTAN de destinar al menos el 2 % de su PIB a inversión en defensa, el SIPRI cree que pocos países podrán alcanzar ese nivel a corto plazo, aunque los bálticos han aumentado sus inversiones y Polonia lo superará gracias a un plan de modernización de sus fuerzas armadas.

El gasto militar en América Latina apenas varió con respecto a 2013, con Brasil manteniendo el papel de potencia militar en la región y undécima en todo el mundo, a pesar de una caída de la inversión del 1,7 % debido a la ralentización de su economía.

Paraguay fue el país que más aumentó su gasto en 2014, un 13 por ciento; seguido por México, con el 11 y que ha doblado su inversión en defensa en la última década.

Venezuela, con una caída del 34 por ciento; y Uruguay, del 11, fueron los países en los que más se redujo el gasto militar.

Oriente Medio aumentó su inversión un 5,2 % el año pasado hasta 196.000 millones (185.000 millones de euros), mientras que en África la subida fue del 5,9 hasta una cantidad total de 50.200 millones (47.330 millones de euros); y en Asia y en Oceanía se alcanzaron 439.000 millones (414.000 millones de euros), un 5 % más.

El SIPRI es una prestigiosa institución internacional dedicada a la investigación de conflictos, armamento, control de armas y desarme, creada en 1966 y con sede en Estocolmo.

Acerca del Autor