Gobierno colombiano llevará al Congreso proyectos por emergencia social



Para enfrentar la crisis en la salud pública tras la anulación, el viernes, de una declaración de emergencia social.

El anuncio fue hecho este sábado en una rueda de prensa por los ministros de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, y de la Protección Social, Diego Palacio, tras la decisión de la Corte Constitucional de dejar sin validez decretos expedidos para recaudar recursos y financiar el sector de la salud.

El ministro Palacio indicó que el Gobierno "respeta y acata la decisión" del alto tribunal pero resaltó el hecho de que haya admitido la gravedad de los hechos y haya comprendido la absoluta necesidad de disponer de más recursos para garantizar los servicios de salud para todos los colombianos.

Tras conocer el fallo, el Gobierno radicará proyectos de ley "con mensaje de urgencia" a comités que estudian esos asuntos en el Congreso.

"Sea este el momento de reiterar la invitación a los congresistas, a los partidos, para que podamos generar mecanismos que permitan acelerar y concretar rápidamente el trámite de estos proyectos de ley", señaló el ministro de la Protección Social.

Zuluaga, por su parte, explicó que los proyectos de ley con proyecciones económicas serán presentados al Congreso con respeto a lo expresado por la Corte.

El jefe de la cartera de Hacienda señaló que "seguimos hablando de la misma cuantía de recursos, entre el recaudo nacional y el recaudo de los entes territoriales".

Tanto Palacio como Zuluaga coincidieron en indicar que estos recursos permitirán brindar las garantías para poder asegurar la financiación de los servicios de salud.

El Gobierno colombiano decretó el estado de emergencia, previsto en la Constitución, el pasado 23 de diciembre y, en las cuatro semanas siguientes, promulgó al menos una quincena de normas que crearon una gran polémica, pues se consideró que las iniciativas no fueron consultadas e iban en detrimento de los pacientes.

La declaración se emitió para poder expedir decretos sin intervención del Legislativo y enfrentar la crisis (económica, principalmente) en los servicios de salud y de las Empresas Promotoras de Salud (EPS).

Ante ese revés, el presidente Álvaro Uribe se vio precisado a salir a defender las bondades de la emergencia y los decretos, pero eso no fue suficiente para acallar las voces de descontento.

Esas medidas generaron marchas en buena parte de las principales ciudades del país y varias fueron retiradas por el Gobierno, que en todo caso estaba pendiente del fallo de la Corte Constitucional.

Cobijado con la emergencia social, el Ejecutivo dictó decretos que elevaron los impuestos a las cervezas, a los cigarrillos y juegos de azar, entre otros.

Acerca del Autor