el colombiano

Gobierno pide a las Farc dejar las excusas

El Gobierno de Colombia instó hoy a las FARC a pronunciarse de forma clara y “sin excusas” sobre su responsabilidad con las víctimas del conflicto, que sin embargo para la guerrilla es “totalmente asimétrica” respecto a la que “mayormente” tiene el Estado.

El jefe de los negociadores de Santos, Humberto de la Calle, hizo ese llamamiento a la guerrilla en el cierre del vigésimo noveno ciclo de los diálogos de paz con sede en La Habana, una ronda que ha estado marcada por la tercera audiencia, celebrada ayer jueves, ante la mesa de negociación de un heterogéneo grupo de víctimas que expusieron a las partes sus desgarradoras historias.

Estos testimonios recuerdan “por qué estamos haciendo lo que estamos haciendo. Pero también nos obliga a construir respuestas y, sobre todo, a que cada quien asuma su responsabilidad”, según De la Calle.

“Sólo esa disposición mandará a la sociedad señales claras y honestas de que es posible ponerle fin al conflicto. Eso se aplica a todos los autores. El Gobierno ya lo ha hecho”, aseveró el negociador del Gobierno colombiano.

A su juicio, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) también deben mostrar esa disposición “de manera más categórica” con un pronunciamiento “claro” y “sin excusas” ni reticencias.

“Las víctimas piden a gritos que debemos cumplir con el papel histórico que nos han encomendado y esto requiere pasos concretos, no retórica”, subrayó De la Calle, quien recordó una frase pronunciada ayer por una de las víctimas: “No aceptamos ser el toque emotivo de una negociación”.

Sobre responsabilidades habló hoy también la guerrilla para afirmar que las FARC reconocerán las afectaciones que hayan causado “con la certeza de que ello nunca se ha debido a la perpetración de ataques intencionados contra la población, sino debido a situaciones imprevisibles en unos casos y también errores injustificables en otros”.

“Pero siempre indicando que actuamos desde la orilla de los perseguidos y con una responsabilidad totalmente asimétrica con relación a la que mayormente le corresponde admitir al Estado”, dijo la guerrilla en una declaración leída ante la prensa por “Iván Márquez” (Luciano Marín Arango), número dos de las FARC y jefe de su equipo negociador.

Márquez aprovechó el final de ciclo para insistir en pedir un “armisticio” antes de llegar a un acuerdo definitivo de paz, algo a lo que el Gobierno de Santos se opone.

“Distanciándonos de falsas expectativas sobre una paz exprés, pero con toda la decisión de acortar distancias hacia el acuerdo final, reiteramos el compromiso de reconciliación insistiendo en nuestra propuesta (…) de trazar ya los términos de un armisticio”, dijeron las FARC.

En sus respectivos comunicados, gobierno y guerrilla sí coincidieron en rechazar las “amenazas” y “estigmatización” contra miembros de los grupos de víctimas que desde el pasado 16 de agosto han viajado a La Habana para participar en los diálogos de paz.

Las FARC indicaron que el Gobierno no puede hacer caso omiso ante esas amenazas mientras que De la Calle reiteró el compromiso del ejecutivo colombiano de desplegar “toda su capacidad para garantizar la protección” de estas víctimas.

Además del nuevo cara a cara con los afectados de la confrontación, otro de los hitos de este ciclo fue la decisión de las partes de divulgar los borradores íntegros de los acuerdos parciales suscritos por gobierno y guerrilla desde que comenzó el proceso de negociación en Cuba hace casi dos años.

En ese tiempo, se han alcanzado acuerdos en tres de los cinco puntos de la agenda que rige este proceso de paz: la tierra, la participación política y el problema de las drogas y el narcotráfico.

Actualmente el tema de debate es el reconocimiento y reparación a las víctimas de un conflicto que en cinco décadas ha dejado más de 6,5 millones de afectados, con 220.000 muertos, unos 25.000 desaparecidos, 5,7 millones de desplazados y 27.000 secuestrados, según datos del Centro de Memoria Histórica de Colombia

La próxima ronda de conversaciones comenzará el 20 de octubre y está previsto que el día 29 participe en la mesa de diálogo un nuevo grupo de víctimas que será el cuarto de las cinco delegaciones de afectados que viajarán a La Habana.