¡¡¡Gooool!!! de Vitatutas


Por allá por 1950 hubo un jugador de futbol que militaba en el Deportes Caldas, de Manizales, Colombia, cuyo nombre era Vitatutas. En alguna ocasión estaba alguien escuchando en directo el partido (puesto que los locutores por esos años se sentaban en la tribuna junto con los espectadores), cuando de pronto escuchó la expresión “Gooooool de Vitatutas”. Como él, estaba distraído, cuando oyó tal grito se volteó bien molesto, y le dijo a quien transmitía “Godos, ¿qué?” Resulta ser que los conservadores, partido al cual militaba, han sido llamados despectivamente por algunos como los “godos” y por lo tanto ello le molestó y de ahí su reacción.

Resulta que cuando compartí por correo electrónico esta anécdota con mi buen amigo Alfredo, el me contó otra muy simpática de allí derivada que decía: “Vitatutas fue un nombre que dimos en el colegio a un estudiante muy, pero muy pobre, que le decían "alpargata" porque era ese su zapato, no había para más, y era el portero de nuestro equipo en Santa Librada de Cali. Así que al cambiarle el nombre por tal apodo se mejoró mucho su actitud, y su actuación, puesto que esto le creó orgullo y del bueno, y su autoestima aumentó”.

Aquí hay dos situaciones que bien vale la pena evaluar. La una tiene que ver con las percepciones de la gente ya que, como en el caso Vitatutas, una persona dijo una cosa y otra entendió lo otro. ¿Es común esto? Diría que sí, puesto que hay seres humanos que “oyen” pero no “escuchan” y por tanto reaccionan así, especialmente cuando al evento se le asocian factores importantes como por ejemplo el de tipo discriminatorio.

La segunda, muestra ante un nombre igual, una situación de superación personal, lo que indica que cualquier persona, por humilde económicamente que sea, siempre tendrá la opción de mejorar su autoestima y superar situaciones negativas del pasado, pudiendo alcanzar logros positivos en el presente.


Ricardo Tribin Acosta
Acerca del Autor