Infiniti QX50 de 2019: Cuestión de amor a la primera

Allí donde se definen los amores que llaman de ‘a primera vista’, la Infiniti QX50 de 2019 juega con cierta ventaja, porque su presencia no es de las que dejan indiferentes a los conocedores. ¡Se deja querer! Con una silueta de líneas más cinceladas y con una parrilla con rejillas grandes, este nuevo SUV compacto de lujo tiene mucho con qué entusiasmar.

La QX50 de 2019 viene equipada con un motor de 2.0 litros con compresión variable (el primero  en el mundo para un vehículo de producción en serie) y turbo de cuatro cilindros, que emite la potencia de un V6, llevando su poder a 268 caballos de fuerza y 280 libras de pie de torque. Cuenta con una transmisión automática continuamente variable Xtronic con la posibilidad de modo manual y cambio de velocidad de cambio descendente.

Este nuevo motor es capaz de cambiar su relación de compresión en el camino, lo que significa que opera en una forma eficiente de compresión de 14:1 cuando se está manejando en la carretera y baja a 8:1 cuando el manejo es más agresivo y se necesita potencia turbo cargada.

Infiniti fue el primero en dominar la forma de cambiar la relación de compresión de un motor al instante, en respuesta a distintas situaciones de conducción, impulsando la potencia o el ahorro de combustible, dependiendo de lo que se necesite.

Es por eso que la automotriz japonesa ‘saca pecho’ al reivindicar que su motor de cuatro cilindros produce la potencia de un motor V6. Vale decir que todas estas características se reflejan en un rendimiento de combustible de 24 millas por galón en la ciudad y 32 mpg en la carretera.

Entre los cambios que esta nueva QX50 incorpora se encuentra el pasar de la configuración de tracción trasera a una distribución de motor transversal con tracción delantera.

Como escribió el director técnico Frank Markus en uno de sus muchos artículos sobre este motor, “la compresión baja es deseable durante periodos de impulso y potencia del motor máximos, y la relación alta (junto con la operación de ciclo Atkinson que cierra las válvulas de admisión parcialmente en la carrera ascendente de compresión) mejora de manera considerable la eficiencia durante la operación en estado estable con poca carga”.

El deslizamiento del QX50 es silencioso, con filtración de poco ruido del camino o del viento en la cabina al conducir en la autopista.

Además de su atractivo exterior, la QX50 cuenta con uno de los interiores más agradables de su segmento. Nuestro modelo de prueba llegó equipado con materiales de alta calidad, con asientos tapizados en cuero con ventilación y calefacción.

Esta SUV ofrece 5 plazas de manera amplia y cómoda, todos con reposacabezas y un elegante y laaaargo techo panorámico de cristales oscuros corredizos.

En lo atinente a infoentretenimiento el nuevo Infiniti QX50 de 2019 dispone de dos pantallas táctiles aparte del cuadro de instrumentos con pantalla configurable aunado al volante con controles. Viene con puertos USB, Bluetooth, climatizador automático de aire acondicionado con purificador de aire, sistema de visión mediante cámaras de 360 grados, que cuando estás en reversa o estacionando ayuda a identificar los objetos que se encuentran alrededor del auto.

Con todo, quizá el ‘descreste’ mayor de este QX50 es un pequeño botón azul situado del lado derecho del volante, el cual activa el ProPilot Assist, un sistema semiautónomo que incorpora el control de velocidad crucero adaptativo y la tecnología de dirección asistida. En esencia, puede usarlo para que le ayude a dirigir, acelerar y frenar dentro de un solo carril en la autopista.

Mientras que tenga las manos en el volante, ProPilot dirigirá la QX50 por curvas tanto pequeñas como cerradas. Pero sus manos deben presionar con firmeza (no ligeramente) el volante, o de lo contrario aparecerá una advertencia. Aunque por lo general hace un buen trabajo de mantener el vehículo en su carril, descubrí que algunas veces no puede mantenerlo centrado en ese carril.

Avatar
Acerca del Autor