Investigación interminable


El ministro de Energía y Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez, dijo hoy que la investigación por el accidente hace un año en la refinería de Amuay, la principal del país, continúa, y denunció actos de "sabotaje directo" en recientes incidentes en sus instalaciones.

"Lo que pasó en Amuay, hace ya vamos a cumplir un año, fue un hecho extraordinario que está sometido a una investigación y que no me corresponde a mí emitir los resultados de esa investigación porque, bueno, están actuando otros organismos, los de seguridad como la Fiscalía", indicó Ramírez a periodistas.

La refineria de Amuay, en el Centro Refinador Paraguaná (CRP, uno de los más grandes del mundo), sufrió el 25 de agosto del año pasado el mayor accidente de la industria petrolera reciente del país, cuando una explosión desató un incendio y dejó al menos 42 muertos y más de un centenar de heridos, así como cuantiosos daños materiales.

De acuerdo con las hipótesis manejadas por el Gobierno venezolano, el pasado 25 de agosto una fuga de gas se convirtió en la espoleta para una explosión que dejó en llamas nueve depósitos de combustible en el patio de tanques de Amuay.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó el pasado 14 de junio a la oposición de esa explosión, aunque no presentó pruebas.

Ramírez denunció también supuestos sabotajes contra esa refinería, que no especificó, pero de los que culpó a la derecha.

"Hemos podido detectar y detectamos en lo últimos eventos, sabotaje directo, nuestros técnicos de algunos de los eventos que han ocurrido en Amuay han detectado y ya está comprobado que no hubo falla ni nada, sino un sabotaje directo sobre nuestras instalaciones", comentó.

"No hay ninguna actuación específica todavía, pero hay la determinación técnica (...) hemos anunciado y lo hemos dicho a los cuerpos de seguridad que nos ayuden porque es algo que por supuesto trasciende nuestros asuntos internos y se convirtió en un tema de seguridad de Estado", señaló.

Acerca del Autor